jueves, 18 de mayo de 2017

Bolivia inventó “república de Arequipa”

Historiador Quiroz Paz Soldán
refiere la anécdota de 1825 cuando
Santa Cruz gobernaba el altiplano

Un boliviano, el mariscal Andrés Santa Cruz, fue el autor, queriéndolo o no, de “aquel elemento de la tradición popular” sobre la “república independiente de Arequipa”.

Santa Cruz inventó la "república independiente"
Lo recordó el historiador Eusebio Quiroz Paz Soldán quien refirió que Santa Cruz, entonces gobernante de Bolivia, dirigió en 1825, una carta al prefecto de Arequipa, general Antonio Gutiérrez de la Fuente.

“He continuado la historia de Arequipa y la trato en términos menos míticos y más realista”, me dijo una tarde que lo visité en su casa de la Cooperativa Universitaria.

“En Arequipa nunca se dijo ‘república Independiente de Arequipa’. Fue un boliviano, Santa Cruz en carta al prefecto Gutiérrez de la Fuente quien lo dijo”, prosiguió.

“Dicen todos que en toda clase de reuniones y muy señaladamente en la que ha habido en la casa de Usted, se ha repetido y se ha celebrado la independencia de Arequipa y su separación de la unidad nacional”, escribió Santa Cruz.

Quiroz recuerda que “el regionalismo de esta comunidad del sur del Perú, tiene que ver también con el abierto apoyo que brindó la idea de confederar el sur con lo que fuera el Alto Perú”.

Recuerda tiempos de formación republicana
Añade que “en los años iniciales de la Independencia, en 1825, cuando Arequipa la juraba y Bolivia se declaraba estado soberano, se propició la separación de Arequipa y del sur para federarla con Bolivia”.

Cuando Arequipa celebraba los 15 años de su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad, Quiroz escribió que “el periódico arequipeño ‘El Yanacocha’ dirigido por el Deán Juan Gualberto Valdivia promovía aquel proyecto entre 1835 y 1837”.

Este temperamento del Deán Valdivia, “también se refleja”, prosigue Quiroz, “en las memorias de las que es autor, tituladas ‘Las revoluciones de Arequipa’”.

“El regionalismo derivó en franco separatismo en el que Arequipa debió ocupar un lugar privilegiado en el nuevo proyecto político”, declaró el historiador.

Autor de 20 libros

Eusebio Quiroz ha dedicado su vida a la historia, con mayor énfasis en los hechos que hicieron de Arequipa la “ciudad caudillo”, de la que escribía y hablaba el tribuno Francisco Mostajo, cuya última, sacrificada y heroica actuación ocurrió en la rebelión popular de junio de 1950.

Eusebio nació el 26 de noviembre de 1940, se casó hace 50 años con Lucy Pacheco Cárdenas. Tuvieron cuatro hijos, Cecilia, Gonzalo, Claudia y Patricia, que le han dado ocho nietos, dos mujeres y seis hombres.

Publicó veinte libros
Se declara seguidor de Mostajo y Jorge Basadre y en su afán de investigar y enseñar la historia ha escrito veinte libros sobre el tema.

Se niega a abandonar su tarea en la cátedra y hoy, trabaja en la Universidad La Salle.

Antes enseñó durante 40 años en la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA), 12 en la Universidad Católica de Santa María y otros cinco en la Universidad privada San Pablo.

Ha escrito sobre la “Identidad cultural mestiza de Arequipa” editada por el Fondo Editorial de La Salle y otras obras históricas sobre la Ciudad Blanca auspiciadas por el gobierno regional.

50 años después

Me une al historiador Eusebio Quiroz, una vieja amistad, y aunque hemos tenido escasos puntos de contacto debido a nuestras respectivas obligaciones, estos han sido particularmente emotivos y marcaron sucesos que considero especiales en mi vida.

En junio de 2000, la Municipalidad de Arequipa y la UNSA organizaron un foro en recuerdo de la rebelión popular que sacudió la Ciudad Blanca 50 años atrás, cuando el pueblo se alzó en apoyo del estudiantado del Colegio Nacional de la Independencia Americana.

Investigación exhaustiva de 1950
La rebelión popular se originó cuando fuerzas policiales y militares, en una acción desproporcionada, intentaron sin éxito tomar el colegio. Quedaron heridos 16 estudiantes, seis de ellos de bala, y también 16 policías con contusiones y fracturas.

Durante medio siglo, esa gesta popular permaneció en el olvido oficial hasta que el año 2000, Juan Manuel Guillén, alcalde de Arequipa y Rolando Cornejo Cuervo, rector de la UNSA, en un programa conjunto, decidieron recuperar ese hecho de la historia de Arequipa.

Como miembro del comité de huelga en la “Independencia” de 1950, autor de un libro y artículos sobre el tema, fui invitado a participar en el foro a desarrollarse en el paraninfo de la universidad.

Allí estaba Eusebio

Y allí, en primera fila estaba el historiador que quería escuchar, de primera mano, a los protagonistas de un hecho ocurrido medio siglo atrás.

Me conmovió ver a Eusebio como alguien más del público que llenaba el paraninfo. Nos saludamos con un gesto de las manos.

Preguntó sobre detalles concretos y les di respuesta minuciosa porque sabía que él recogía material que le serviría para enriquecer su tarea.

Recordó historia de un político por vocación
Más tarde, cuando Javier Belaunde Ruiz de Somocurcio, celebraba sus cien años de existencia, el 20 de mayo de 2009, Eusebio estuvo a cargo de las palabras de homenaje y recorrió, con su verdadera vena de historiador, la vida y el valor de ese hombre que fue el “político por vocación” que "no se metió el Perú al bolsillo" como otros políticos.

Hace unas semanas quise cruzar unas palabras con Eusebio, mi amigo, y dialogamos en su estudio donde los libros amenazan con quitarle su escaso espacio, mientras afuera caía una lluvia torrencial.

Me dijo que no había cumplido su tarea, que aún le quedaba mucho por hacer y le creo. Por esto no hay historiador retirado. Eusebio Quiroz Paz Soldán, quien escribe la historia, está destinado también a ser historia.

(Imágenes del autor)
www.podestaprensa.com

2 comentarios:

Unknown dijo...

Ojalá dieran más tribuna a Don Eusebio. Envidio tu cercanía con él, debe ser tan agradable conversarle. Gracias por el artículo.

Pablo Butler Valencia dijo...

Buen articulo Chepito, y grande don Eusebio.
Felicitaciones,
M. Pablo Butler Valencia