miércoles, 13 de febrero de 2019

Respuesta a mujeres "ligadas"

Las personas que quieran
información recurran al
hospital Honorio Delgado

A las personas que enviaron mensajes a esta sección, interesadas en conocer detalles de la intervención, su costo y otros pormenores sobre la reversibilidad de las ligaduras de trompas y les brinde la posibilidad de ser madres, les respondo:

En este hospital realizan el "milagro"
La información fue recogida del diario El Pueblo de Arequipa y escrita por la periodista Rocío Molina Z., a quien deben dirigirse si les posible ubicarla. 

La dirección de El Pueblo es Sucre 213, Cercado de Arequipa, a dos cuadras de la Plaza de Armas.

Como Molina informó en su oportunidad, la intervención se realizó en el Hospital Honorio Delgado, adonde las pacientes podrían concurrir para una consulta más directa e inmediata.

Dirijo esta información a las personas que enviaron mensajes a mi blog Podesta te cuenta (www.podestaprensa.com) y a mi muro del FB, comentaron y/o formularon interrogantes en reclamo de mayores datos. 

Espero satisfacer los pedidos de las lectoras  Katherine Anampa, de Ayacucho, Juana Maria Espinoza León  de Lima, Milagros, Patty Marcelo Casas, Mónica, Unknown 
Unknown, Unknown, Unknown, desconocidos masculinos o femeninos que escribieron en nombre de sus novias o esposas, Paola, y Anónimo.

Confío que se cumplan sus expectativas y deseos y que, pudiera ser el caso, recuperen su capacidad de ser mamás. Un abrazo y buena suerte para todas ellas.

www.podestaprensa.com


domingo, 10 de febrero de 2019

Febrero loco con lluvias y desbordes

Arequipa teme que este
verano cruel repita la
tragedia de hace 30 años

Un violento huaico destruyó parte
de la bella ciudad de Aplao 

Aplao, pintoresca ciudad en el valle del río Majes, ha sido la primera víctima de la furia de la naturaleza desatada ese verano en forma de torrenciales lluvias que han provocado desbordes y huaicos catastróficos.

Lo perdieron todo bajo el alud de rocas y barro
La avalancha ha causado destrucción de gran parte de la ciudad y la tragedia de familias que lo han perdido todo..

La periodista Zenaida Condori, enviada del diario El Comercio, escribió que "el huaico que ingresó la tarde del jueves a la ciudad Aplao dejó una cicatriz de un kilómetro y medio que dividió en dos bandos la capital de la provincia de Castilla (Arequipa)". 

El huaico abrió su propia calle
Añadió que 79 familias lo han perdido todo y que "a dos días de la tragedia, los damnificados tratan de sobreponerse entre los escombros".

Describió que "la avalancha partió desde las faldas desérticas del imponente cerro Negro, ingresó por Villa Aplao, siguió por (la calle) Bolognesi, derrumbó el muro de la calle Castilla y se perdió entre los sembríos de caña de azúcar. Las familias tuvieron pocos minutos para escapar".

Parte de su ciudad destruida 

Por otra parte, en la entraña de la ciudad de Arequipa, la violencia de las aguas del río Chili, ha recordado a los pobladores la tragedia vivida por sectores vecinos al cauce hace 30 años.

Las aguas del Chili se desbordaron e inundaron el Barrio Obrero a pocos metros del emblemático y viejo Puente Grau, que resiste con solvencia terremotos y golpes del río a pesar de su venerable antigüedad.

Viejo puente Grau desde la orilla del Bajo Grau
El director del El Gallito, ese “quincenario mensual humorístico de aparición semanal”, que se edita desde hace veinte años en Arequipa, Álvaro “Lessness” Podestá Cuadros grabó desde la orilla del río en crecida, un video que incluyo aquí y que ruego lo puedan ver: 

Durante este verano, las lluvias no han dado descanso a la Cudad Blanca, que las ha soportado no solo las tardes- como era en otros tiempos, sino de noche y hasta en las madrugadas.

Alguna vez, las aguas sobrepasaron al Bajo Grau
Por lo demás, la inusitada violencia de las precipitaciones que ha determinado la repentina crecida del río Chili, ha hecho temer que sus aguas se lancen sobre sectores cercanos como el Barrio Obrero, vecino del Puente Grau y el Vallecito, un par de kilómetros más abajo.


(Imágenes de El Comercio y capturas de video de El Gallito) 

sábado, 9 de febrero de 2019

El día que le cobramos 10 palos al lobo

Un episodio del tiempo en que
a los periodistas “incómodos”
les compraban la renuncia

Nota del editor – El artículo siguiente forma parte de un trabajo más extenso sobre el periodismo, los periódicos y los hombres que lo practicaban desde la segunda mitad del siglo XX. Ha sido modificado en parte, a fin de situarlo en el contexto y la época en que los hechos se desarrollaron. Los personajes son muy reales.

Ya estaba trabajando varios días en la agencia de noticias norteamericana The Associated Press y el director-gerente, John Wheeler, dio por terminado el periodo de práctica a que estaba sometido y me dijo que podía renunciar al diario Correo donde trabajaba entonces.

Miembros de la redacción de Correo (*)
En esos tiempos estaba en dificultades en Correo, y los directivos me propusieron la figura de la “despedida intempestiva”, que yo acepté.

Una renuncia voluntaria no estaba entre mis planes y si nos acogíamos a ella, según las disposiciones legales existentes, no me pagarían la suma que pactamos por los casi 14 años que tenía en la empresa.

“Intempestiva”, una forma de expulsión

Así que me dieron una “despedida intempestiva”. Pero en Tesorería me dijeron que debido a la situación de la empresa, me amortizarían mis beneficios sociales en cómodas cuotas quincenales.

En la AP tenía un sueldo de casi mil dólares mensuales, a los que se sumaban pagos por horas extras y domingos y feriados trabajados. De modo que no hice mayor cuestión de estado, acepté las condiciones y me fui.

El monto total de mis beneficios sociales ascendía a poco más de diez millones de intis, la moneda inventada por el régimen de Alan García para esquivar la galopante inflación en que el país se debatía.

Para el pago de las cuotas programadas por la empresa, debía concurrir cada dos semanas al periódico para comprobar si figuraba en una denominada “lista de pagos” junto a otros trabajadores despedidos que habían aceptado las mismas condiciones.

Ocurrió que una mañana en que concurrí a ver si figuraba en la lista de pagos, me enteré de la situación y maltrato que sufrían otros trabajadores, a quienes la empresa engañaba quincena tras quincena y no les pagaba las cuotas a que se había comprometido.

Yo me encontraba en una situación privilegiada pues estaba trabajando en mejores condiciones que antes, pero me encontré con extrabajadores que no tenían ni para el pasaje de ómnibus de regreso a sus casas y eso me indignó.

Eso significaba que muchos de ellos figuraban en una lista engañosa, según la cual recibirían sus beneficios sociales en cuotas que no les pagaban como la empresa les había prometido.

Encuentro providencial

Rodrigo Plasier, hazaña del derecho laboral

Esa tarde me encontré providencialmente con el abogado y periodista Carlos Rodrigo Plasier, extrabajador del diario Ojo, y quien había sido hostilizado hasta el cansancio por Agustín Figueroa.

Le conté lo que acaba de comprobar en el edificio de la empresa y mi indignación se le contagió.

-¿Tú quieres cobrar tu plata en menos tiempo de lo que canta un gallo? – exageró.

-Por supuesto – le respondí - ¿Qué es lo que debo hacer?

Me explicó que habría que abrir un juicio contra Epensa. Le dije que había hecho denuncias contra la empresa ante el Ministerio de Trabajo y que sus funcionarios habían desoído las citaciones.

-Es que le tienen miedo a la empresa – respondió. Temen que les caigan encima varios periódicos y los pongan en dificultades.

Bien. Como me explicó en esa primera conversación, Rodrigo presentó en mi nombre ante un juez de turno, una demanda denominada diligencia preparatoria, mediante la cual se obligaba a los funcionarios más altos de la empresa a un reconocimiento de sus firmas que aparecían en mi carta de despido.

Cita a los jerarcas

Estaban involucraba en ese reconocimiento los más altos jerarcas de Epensa, desde el director hasta el gerente -entonces Luis Agois- el administrador y otros que suscribieron la carta de despido.

Además, pidió al juez que reclamara los libros al día de pago de impuestos a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), libros de planillas del personal y otros documentos que sabía que a la empresa la crucificarían si los mostraba.

En efecto, hubo un susto general en la Epensa, cuyo abogado me llamó preocupado para proponerme un acuerdo, pero me hice el engreído.

Le dije que conversara con mi abogado, el doctor Rodrigo Plasier quien tenía todos los poderes para llegar a un acuerdo.

Ambos abogados conversaron, pero Rodrigo tenía sed de venganza contra la empresa que innecesariamente lo había tratado mal y mantuvo su punto de vista: pago total de los beneficios sociales e incentivo más intereses o la acción judicial continuaría.

Una semana después, dos días antes de que se agotara el plazo que la empresa tenía para presentar libros ante el juzgado, Rodrigo me llamó para una conversación en su estudio.

¡Un cheque en blanco!

¡El abogado de Epensa estaba con él y portaba un cheque en blanco!

La cifra incluía los intereses de un año de la deuda, intereses que durante el régimen de García fueron elevados hasta una tasa del 90 por ciento.

Ese mediodía fuimos al Banco Internacional. Estaba acompañado por mi hijo Gonzalo y llevamos dos grandes bolsas negras, donde depositamos los “ladrillos” de billetes: diez millones de intis.

Le habíamos quitado, como él mismo Rodrigo acentuó, diez pelos al lobo.


Correo fue incendiado el 5 de febrero de 1975
Luego fuimos a un restaurante cercano, entregué a Rodrigo, el “ladrillo” que le correspondía por sus honorarios envuelto en una hoja de periódico y disfrutamos de un almuerzo marino y unas cervezas.

Algunos extrabajadores se enteraron de los resultados que Rodrigo Plasier había obtenido con su demanda a mi favor y concurrieron a su estudio para encargarle sus casos.

Recuerdo este episodio de mi vida periodística porque creo que fue una verdadera hazaña legal del periodista y abogado Carlos Rodrigo Plasier y merece los honores de una información especial.

(*) Pie de foto: Rodolfo Orozco se dirige a los periodistas en su calidad de Secretario General del sindicato. En la imagen está el autor de esta nota, (primero a la derecha), Max Mogollón a su lado, Víctor Medina Guevara, (al lado izquierdo de Orozco), al otro lado César lengua (con barba) y otros miembros de  la redacción de entonces.


(Imágenes del archivo del autor)

Feroz embestida de la naturaleza

Filman un huaico que
arrastra a un camión
como una brizna de paja

Un anónimo video fue enviado al WhatsApp que comparto con mi familia y a través de él, se pudo observar la feroz embestida de un huaico, en la localidad de Santa Lucía de Chuquipogyo, al pie del Chimborazo, Ecuador.

La corriente arrastra enormes piedras
En momentos en que atravesamos los riesgos de fenómenos similares, es bueno observar los daños que, cada vez con mayor dureza, nos inflige la naturaleza, quizá (¿?) en desquite por lo que nosotros le hacemos a ella.

La avalancha encuentra un pesado camión en su camino
El video parece haber sido captado por un dron, a juzgar por el desplazamiento de las imágenes, y quien lo dirige parece haber estado en una zona de difícil geografía, pues en su breve y esporádica narración se muestra víctima de una agitación, al parecer provocada por la altura y por su desplazamiento.

A punto de volcarse
Reclamaba que alguien entre la gente que seguramente lo acompañaba llamara al teléfono 911 en busca de un probable auxilio ante la emergencia.

Atracado en un puente ferroviario

Erosionado el suelo el vehículo se desliza bajo el puente

... hasta atracar en medio del río

...y el huaico sigue su marcha con el camión a cuestas.
Luego de ver las imágenes captura del video referido, veamos la localización del lugar en Ecuador.

El lugar del episodio


(Imágenes captura de video enviado por anónimo)

martes, 5 de febrero de 2019

Lancé mi nueva novela

Se titula 'Un cuadrito de sol en la
penumbra' y sus personajes son
una realidad que no queremos ver

A tono con los tiempos, después de pensarlo, consultarlo con mi almohada y con una asesora voluntaria de la editorial Saxo Yo Publico, Marycielo Martínez, decidí lanzar mi nueva novela a través del ciberespacio.

La conciencia, un juez insobornable
Marycielo, Responsable de Operaciones de Saxo, fue mi báculo en una actividad editorial de la cual sí tenía noticia, pero a la que nunca había intentado entrar de lleno porque estaba pegado al pasado de la edición de libros en imprenta y papel.

Pues bien. Una vez tomada la decisión, los muchachos de Saxo se ocuparon de todo.

Y hace un par de días, Marycielo me dio la relación de empresas que a nivel mundial, están encargadas de la distribución. Mi novela está en el ciberespacio y ustedes tienen que disfrutarla.

En la columna izquierda de este blog, donde apareció durante meses “Te regalo un libro” con el obsequio de El hombre que se fue, mi primera novela, editada en el tradicional papel en 1998 por el Centro de Ediciones de la Universidad de San Agustín, verán que el anuncio ha sido remplazado.

Después vino El señor de los temblores, la segunda novela dedicada a una espectacular época de una ciudad hipotética llamada Arequipa, remecida por recurrentes temblores y terremotos.

En lugar de El hombre que se fue está ahora Un cuadrito de sol en la penumbra y los invito a disfrutarlo. Una de las distribuidoras les ofrece por 30 días la lectura gratis. Más no se puede pedir.

Un cuadrito de sol en la penumbra es la tercera novela de este pecho y según algún crítico voluntario, es un canto a la esperanza en medio de la tragedia. Un abrazo.

Luis Eduardo Podestá


sábado, 2 de febrero de 2019

Hágase una, don Martín: la 19990

Periodista pone los puntos
sobre la joda que sufren los
pensionistas de la 19990

Pasaron diez gobernantes y 45 años 
y nadie se preocupa por los jubilados

Los jubilados amparados -es un decir- por la eterna e invulnerable ley 19990, “reciben 14 soles diarios de pensión para sus gastos de desayuno, almuerzo, comida, medicamentos, pago de vivienda, impuestos, entre otros gastos”.

Contando la pensión que no durará una semana
La cita corresponde a una declaración en la red, del periodista Héctor Perona, también según parece pensionista de esa ley, dada el 24 de abril de 1973 por el gobierno revolucionario de la fuerza armada presidido por el dictador Juan Velasco Alvarado (1968-1975).

Perona recuerda que "a un sector de empleados públicos le darán 25 soles diarios de asignación extra para refrigerio” y “en tanto el gobierno sigue condenando a una muerte lenta a los jubilados de la 19990 que reciben 14 soles diarios de pensión para sus gastos de desayuno, almuerzo, comida, medicamentos, pago de vivienda, impuestos, entre otros gastos”.

Sus protestas no se escuchan
Remata su mensaje con una desconsoladora reflexión acerca de que eso “solo pasa en el Perú, donde no se valora el esfuerzo y contribución que hicieron nuestros trabajadores honestos durante su vida laboral".

Pasaron 10 presidente en Palacio

Desde entonces ha corrido mucha agua por el Rímac y presidentes de toda laya por el palacio de Gobierno, nada menos que diez, algunos de los cuales figuran en el cartel de los más corruptos del mundo y 45 años de desatención, casi medio siglo.

Diez gobernantes no los vieron
Pero ninguno volvió los ojos cuando los jubilados-pensionistas eran golpeados por esa ley, que sufrió modificaciones, pero ninguna de real trascendencia social para aliviar las penurias de quienes dejamos de trabajar por límite de edad u otras causas.

Veamos: Al dictador Velasco le dio golpe su general Francisco Morales Bermúdez Cerruti quien gobernó entre 1975 y 1980.

Luego elegimos a Fernando Belaúnde Terry, (1980 – 1985) y enseguida nos cayó Alan García Pérez, quien desgobernaría el Perú hasta quebrarlo en dos periodos (1985 -1990 y 2006 - 2011), dejando una profunda huella de corrupción que hoy se investiga pues se convirtió de modesto hombre de clase media en millonario.

Y la 1990 seguía inalterable.

Y a continuación vino la verdadera plaga de corrupción, con Alberto Fujimori, a quien el Apra de Alan García ayudó a encaramarse en el poder y quien asumió el cargo para desgracia nacional el 28 de julio de 1990, para un supuesto gobierno democrático que duró hasta el 5 de abril de 1992, cuando se convirtió en dictador hasta el 21 de noviembre de 2000 en que fugó para renunciar por fax desde Japón, su país.

DL 19990 "revolucionario" 

Y la 19990 se mantuvo.

El “regreso” de la democracia

Fue remplazado brevemente por Valentín Paniagua, quien convocó a elecciones y nos hizo sentir el hálito de una primavera democrática.

Llegaron Alejandro Toledo, el cholo sagrado, hoy prófugo de la justicia, Alan García otra vez, y ahora con las barbas en remojo, Ollanta Humala, quien sufrió prisión preventiva, por presuntos delitos de corrupción y Pedro Pablo Kuczynski, a quien el otrora poderoso parlamento fujiaprista obligó a renunciar.

Los que la firmaron 

Y la 19990 siguió incólume, mientras los mandatarios agarraban a cuatro manos lo que el país les dio con dos.

Ahora le toca el turno a don Martín Vizcarra, quien remplaza a PPK, y quien ha jurado luchar contra la corrupción hasta las últimas consecuencias.

Pero bien podría, don Martín, volver la mirada y ver con ojos justicieros a quienes, a su turno, contribuyeron con la construcción de este Perú que sus diez altos antecesores desatendieron para fijarse solo en sus bolsillos.

¡Hágase una, don Martín y derogue la 19990 o conviértala en un dispositivo que no mate de hambre a los jubilados sino en un instrumento que les dé un relativo bienestar durante sus últimos días!

Luis Eduardo Podestá

(Imágenes de Andina, El Comercio, El Men internet y prensa peruana)

jueves, 31 de enero de 2019

Esas horas en que se nos apaga la vela

La transformación del
ser humano que obliga
a conductas generosas

Nota del editor – El siguiente artículo es un “post” extraído con su autorización, del muro de Willy Galdos Frías, periodista, escritor y humorista, entre cuyas realizaciones más distinguidas se encuentra la creación del “Pasaporte de la República Independiente de Arequipa” y la moneda del hipotético Banco Central de Reserva de la Ciudad Blanca, denominada “characato de oro”, en billetes y monedas. Es autor también de un “Diccionario de characatismos” que incluye lo más sabroso del hablar “loncco” (campesino) de Arequipa. Willy, mi excondiscípulo del Colegio Nacional de la Independencia Americana, se conduele aquí, de lo que nos espera cuando, debido a nuestros años, perdemos la capacidad de valernos por nosotros mismos y estamos a expensas de familiares o personal médico privado o del Estado. Sus palabras, llenas de una generosidad extraña en nuestros tiempos, llaman a reflexión y a quienes están aún lejos de esos problemas a preguntarse cuándo les tocará vivir esas horas en que “se apaga la vela”. (Luis Eduardo Podestá).


por Willy Galdos Frías

Willy Galdos Frías
No estamos preparados para ver cómo se apaga la vela de las personas que amamos (padres, abuelos, tíos, suegros, amigos queridos). Especialmente la de nuestros padres, que nos dieron la vida y el amor incondicionalmente.

Ver cómo sus ojos están perdiendo el brillo, ajenos a todo lo que los rodea, que su mirada divaga por las esquinas de su subconsciente.

Es difícil ver a estas personas se han vuelto pequeñas y frágiles de esta manera. No hay palabras para describir ese sentimiento.

Mucha tristeza da verlos en la penosa situación de salud mental (demencia senil, alzheimer, accidente cerebrovascular, accidentes cardiovasculares, estados vegetativos, depresión profunda, esquizofrenia u otro).

Ningún hospital puede cuidar de ellos como nosotros, y de repente tenemos que ser enfermeras o convertirnos en ricos para pagar residencias para ancianos o pacientes con precios exorbitantes.

Qué desgarrador que los que dieron todo por ti y por tu familia algún día te pregunten "¿quién eres?"… No por olvido o descuido voluntario, sino por deterioro mental.

Enseñando el valor del dinero
Difícil entender que poco a poco perderán capacidades y movilidad, hasta que lleguen los problemas más graves de salud mental, tan devastadores que paralizan la vida, trayendo sufrimiento y haciendo sufrir a las personas que los rodean.

Demencia, depresión, síndrome post-traumático, psicosis, desorden bipolar y tantas otras circunstancias que nadie elige son desórdenes del cerebro que a veces falla, así como un corazón o un riñón.

Es increíble la ausencia de recursos públicos y de personal disponibles por los gobiernos para ayudar a estos pacientes. ¡Así, comúnmente requieren todo su tiempo de forma exclusiva!

Frente a una fortuna en "characatos de oro"
¡Tranquilo! ¡Ten paciencia! ¡No tienen la culpa de que se hayan quedado así!
Sólo haz tu parte, de la mejor manera que puedas.

Nunca sabremos a quién pueden tocar esas enfermedades hasta que nos toque un día. O a uno de nuestros seres queridos o a nosotros mismos.

Si Dios nos permite, seremos más viejos un día y roguemos a él que no lleguemos a una situación así desamparados, desasistidos y solitarios, sin cariño, atención y amor.

La falta de salud mental no es "debilidad", es enfermedad.

Este es el mes de la conciencia de las enfermedades mentales y, a quien pueda, pido un favor: copie y pegue ese texto en su muro. Simplemente copiar (no compartir).

Escriba "hecho" (en este post) después de leer hasta el final. Voy a hacer otra petición: cuide a todos los suyos como quisiera que fuera cuidado por ellos.
Mañana puede ser usted. 
(Willy Galdos Frías).


(Imágenes del blog Podestá te cuenta)