jueves, 8 de diciembre de 2016

Billetes al peso en Venezuela

Maduro pone en circulación
billete de 20 mil bolívares
para remplazar al de 100

Familia venezolana baila de
alegría en supermercado peruano

En algunos negocios de Caracas han optado por no contar los fajos de billetes con que se pagan las compras sino pesarlos, informa el diario El Mundo, de España, al informar que el Banco Central de Venezuela (BCV) puso en circulación un nuevo cono de billetes.

Billetes como cancha para parar la olla
El periodista Daniel Lozano, afirma en El Mundo, en una nota fechada en Caracas, que “la nueva familia de bolívares”, la moneda nacional venezolana, fue presentada “como si se tratase de un recorrido turístico por la historia y los paisajes tropicales del país”.

Añadió que el director del BCV, Nelson Merentes, “dedicó sus argumentos más pintorescos para eludir el meollo del asunto económico: el billete de más alta denominación pasa de 100 bolívares a 20.000, la prueba más evidente de la gigantesca devaluación de la moneda venezolana. Tanto es así que el actual billete de 100 bolívares será sustituido por una moneda”.

Así va la economía del expaís petrolero, expaís más rico de América latina, cuyo presidente, Nicolás Maduro, prefiere atribuir a diabólicas fuerzas y razones externas el desastre en que se ha convertido la República Bolivariana.

Según el director del BCV, citado por el periodista español, "va a ser más fácil llevar nuestros valores en el bolsillo", se ufanó Merentes. Algo en lo que no mintió, porque actualmente para realizar una compra o pagar una comida es necesario portar fajos y fajos de billetes de 100”.

“Tanto es así que hay locales que ya pesan los fajos en vez de contar los billetes”, es la conclusión del corresponsal.

Lo más significativo llega luego con una descripción de lo que puede hacer un venezolano poseedor de un billete de 20 mil bolívares.

Los de cien convertidos en 20 mil
“Con el nuevo billete de 20.000 bolívares”, escribe, “al menos se podrán comprar un cartón de huevos, un kilo de arroz y un kilo de azúcar, además de tomar un café y un zumo de naranja en una panadería normalita, sumando una carrera de ida y vuelta en taxi. Muy poco más...”.

Es decir, si hablamos en términos cotidianos, 20 mil bolívares sirven para para la olla de un día.

Una inflación estratosférica

El diario La República, de Lima, difundió hoy un despacho de la agencia española Efe, según el cual, “el nuevo cono monetario hará frente a una devaluación de la moneda local fuertemente golpeada por una inflación que, en ausencia de cifras oficiales, algunos economistas estiman entre el 10.000 y 16.000 por ciento desde que el antiguo cono monetario fue puesto en marcha en 2008”.

Ya no cuentan sino pesan los fajos de billetes

El Mundo incluye las declaraciones del economista Luis Vicente León, presidente de la organización Datanálisis quien afirmó que, "operativamente este movimiento del BCV resolverá temporalmente las limitaciones de efectivo y reducirá los costos de transacción... Pero sería mucho mejor si viniera con el cambio de modelo que destruyó su valor".

Pero, anota seguidamente, “la apuesta de Nicolás Maduro, en cambio, es todo lo contrario: la radicalización del modelo. El primer mandatario anunció la Agenda Carabobo 2017-2018, la contraofensiva para superar la llamada "guerra económica".

Migración masiva al Perú

Con razón, una familia venezolana llegada al Perú, se  sorprendió de todo lo que podía encontrar en un supermercado y la niña levantaban como si fueran anticipados regalos de navidad, paquetes de papel higiénico, que es muy escaso en la Venezuela de Maduro.

En un videoclip de YouTube, titulado Primera compra en Perú de familia venezolana, realizado por LudiskelVzlaLibre, se informó que los niños “fueron los más felices y lo demostraron bailando”.

Un producto escaso en su país
Ludiskel, dijo una nota adjunta al video es “una inmigrante venezolana que se dedica a registrar sus vivencias en Perú y luego las publica en su canal, Ludiskel VzlaLibre”.

El clip reproduce las exclamaciones de los niños venezolanos: "Envídiame Disney World", y añade que “ninguno pudo contener la emoción al recorrer los pasillos del supermercado y ver varios productos en los anaqueles”.

"Felices viendo las carnes acá en el Perú. Vamos a comprar un pollo. Luego vamos a ver el papel", indicó la mamá.

La información señala luego que “el exdiputado venezolano, Óscar Pérez, asilado en Perú desde el año 2009, dijo que entre 300 y 400 venezolanos llegan semanalmente a Perú.

La nota precisa que “los inmigrantes salen de su país por la ‘escasez de alimentos y la crisis de inseguridad, producto de la situación dramática de la economía del país, con un altísimo costo de vida causado por la inflación’".

(Imágenes de La República, El Mundo, captura de videoclip de Ludiskel You Tube)

2 comentarios:

Lessness Podestá Cuadros dijo...

Había visto lo de los chicos felices en el supermercado peruano, pero lo de los billetes recién me entero. La economía de Venezuela se cae de Maduro.

Lessness Podestá Cuadros dijo...

Había visto lo de los chicos felices en el supermercado peruano, pero lo de los billetes recién me entero. La economía de Venezuela se cae de Maduro.