lunes, 14 de abril de 2014

Aprende a hablar chino con Sofocleto

Fragmentos del Diccionario Chino,
uno de los más festejados libros
del genial humorista peruano

Decía Luis Felipe Angell de Lama, Sofocleto para el mundo intelectual que aprender chino era indispensable y además, muy fácil de aprender. Lo decía ya en 1973 cuando apareció el libro, al final de cuyo prólogo señala:
“El chino' es un idioma fácil. (…) hablar esta lengua no ofrece ninguna dificultad porque -tal como yo lo he descubierto- todas las palabras del idioma chino figuran en el castellano, solo que con un significado diferente. Eso sí, la pronunciación del chino tiene que hacerse en chino.

Junto a su monumento en Paita
“Usted no puede pronunciar ‘aló’, en chino, como quien responde por teléfono en castellano. La pronunciación debe ser gutural, medio tono más alta que de costumbre y moviendo la cabeza
de costado, porque así es como hablan los chinos. Y ellos saben lo que hacen. Para eso lo vienen hablando hace cinco mil años.

“Además, sonría al decir cualquier cosa agradable y enfurézcase al utilizar un término violento como ‘alameda’, por ejemplo. En este idioma es muy importante la fonética, así como la posición de las manos y la expresión facial.

“Este es un idioma importante. Cada día hay más chinos en el mundo, tal vez debido al entusiasmo con que se ponen a fabricar chinitos. Además, demuestra una exquisita cultura quien lo maneja con facilidad. Lo dejo, pues, con el Diccionario, querido lector, y me libero de esta responsabilidad que asumí hace treinta años, en noviembre de 1935, cuando vi por primera vez al hijo de Antonio Kuong (*)”.

AMBIGUO: Prenda de vestir, muy gruesa, que se usa sobre la ropa de calle para proteger contra el frío.

ALINA: Polvo muy blanco y refinado que se hace con trigo molido y constituye un gran alimento para los chinos.

Estaño: Raro
ESTAÑO: Raro.

HOSPICIO: Patrocinio, mecenazgo de quien cubre los gastos ajenos para fines benéficos o culturales, auspiciándolos.

HACENDADOS: Dícese de los chinos que se dedican a la fabricación de dados para el juego.

HILADO: Golosina de verano que se vende a muy bajas temperaturas. Goza de gran popularidad entre los chinitos.

HALAGO: Estiro, hago dar de sí a una cosa elástica.

LACAYO: La hago callar enérgicamente.

LUQUE: Término de naturaleza heráldica con que los chinos Se refieren al titular de un ducado.

Onomatopeya: Uno me atropella
ONOMATOPEYA: Protesta o relato del chino a quien alguno atropelló con su automóvil.

LABIA: Ira incontenible, indignación. Furia que hace presa del chino hasta hacerle perder el control de sí mismo.

PABULO: Criatura, niño, infante de pocos años.

PLEBISCITO: Dícese del pueblo chino cuyas pequeñas dimensiones sólo permiten referirse a él en diminutivo.

LA PIÑA: Hurto alevoso y brutal. Llámase así a ciertas aves gigantes, como el águila y el buitre.



PELADO: Dignatario de la iglesia católica.

PULGA: Limpieza del estómago por acción de una sustancia carminativa. En política también se emplea para adjetivar la eliminación colectiva de enemigos políticos.

PLEBE: Haga la prueba.

TEGUMENTO: Te discuto o te expongo los argumentos en favor de mi punto de vista.

TAGO: Llaman así los chinos a la cantidad de licor o aguardiente que cabe en un vaso.

(*) El primer niño chino que conoció Sofocleto cuando también él era un niño.


No hay comentarios.: