miércoles, 24 de julio de 2013

El “ccorito” está “jedeque”

Términos arequipeñísimos
aplicables también a los
“carichis” con que uno choca

Hace poco, mi amigo y colega Pedro Ortiz Barnuevo, me pedía colocar en esta www.podestaprensa.com alguno de los términos que contiene el Diccionario de Arequipeñismos de mi también gran amigo Juan Guillermo Carpio Muñoz. 
Juan Guillermo Carpio Muñoz en su taller
El Diccionario ya tiene cuatro ediciones exitosas y contiene –como alguna vez expliqué a mis amigos en mesas de debate sabatinas– vocablos que los “lonccos” (campesinos) han tomado del inglés, nada menos.

Para tal efecto, vale recordar lo que el mismo Juan Guillermo dijera en la presentación de su Diccionario hace unos años, sobre las invasiones que Arequipa había sufrido. Una era la inglesa que vino con el Ferrocarril del Sur Mollendo-Arequipa y otra, la alemana que trajo la cerveza y algunos apellidos que aún quedan en la comunidad mistiana.

Por esta vez me referiré solo a términos ingleses.

La frase del titular obliga a una traducción para quienes no estén familiarizados con el hablar loncco. “Ccorito”, es el niño, el pequeño, “jedeque” es el que está de mal humor o “carichi”, sea por la nevada que es una endemia en la Ciudad Blanca o por algo personal y privado. 
La "nevada" como endemia es realidad
La palabra “jedeque” proviene del  inglés “headeache” (dolor de cabeza) con que los gringos del ferrocarril amanecían después de una juerga. Probablemente su uso se inició cuando algún trabajador fue en busca de su supervisor o gerente y el ama de llaves inglesa le contestó: El señor no va a ir a trabajar porque “he is headache” (pronúnciese jedeik).

Lo más probable es que el hombre o mujer informara luego que “el gerente no vendrá a trabajar porque está jedeque”, es decir con una resaca que no solo le producía dolor de cabeza sino lo ponía con un humor de los diablos.

De allí vino la palabrita que luego se aplicó a otros usos. “No molestes a fulano que está jedeque”, “Oh, que se deje de caricherías”, podría haber sido un diálogo frecuente en miles de ocasiones.

El "jedeque" del día siguiente
Podrían ser sinónimos “carichi” (guaga que llora mucho/persona que se queja mucho, dice el Diccionario de Juan Guillermo) y “jedeque”, que según el mismo diccionario se aplica a “niño que llora por dolor que no se precisa”.

Hay que precisar que se trata realmente de sinónimos y no de palabras “sinagogas” como algunos bromistas pretenden.

Otra palabrita, cuyo origen debe ser el mismo es “luquear”, que como usted habrá adivinado significa mirar y proviene del inglés “look”. De modo pues que los ingleses constructores del ferrocarril del sur dejaron esa herencia que, debidamente aderezada, sirve para definir a personajes y situaciones singulares. 
El "win" es un buen amigo
El Diccionario de Juan Guillermo nos entrega, además, la palabra “win”, (del inglés wing) que tiene dos acepciones. Una es el futbolista que juega a los costados de la línea delantera y es “win” izquierdo o derecho. La segunda acepción señala que “estar hasta el win” es “estar derrotado, acabado”.

Y tengo una tercera acepción: El win es el compañero, el amigo, de allí que la frase “es mi win” haya sido tanto o más conocida en mis tiempos de colegial como “es mi yunta” que tiene el mismo significado.

Y nada más de gramática “loncca” por hoy. Otro día rescataré algunas palabras de  la poesía loncca que es riquísima en cuanto a vocabulario que la modernidad está poniendo en desuso a pesar de todos los esfuerzos de los conservacionistas. 


No hay comentarios.: