miércoles, 16 de julio de 2014

Cuando Arequipa descubrió una luna de Saturno

La astronomía se encontraba en
pañales pero se localizó el asteroide
“Occllo” y estudió Nube de Magallanes

Nota del editor - La afición de Arequipa por la astronomía no es nueva ni escasa y uno de sus cultores emblemáticos fue el precursor arequipeño de los viajes espaciales, Pedro Paulet Mostajo, cuyo 140° aniversario de nacimiento se recordó el 2 de julio de 1874 y a quien la nación le debe el homenaje que merece y que solo se lo rinden científicos del mundo entero. Anuncio una próxima información sobre Pedro Paulet, y en esta ocasión dedico esta página a la contribución de Arequipa a la astronomía y a la exploración del universo desde dos siglos atrás.


La afición de Arequipa por la astronomía no es nueva ni escasa. Su contribución a la ciencia data del siglo XIX cuando se levantó en Carmen Alto, al otro lado del río Chili, un observatorio astronómico desde el cual el astrónomo William Henry Pickering descubrió la entonces novena luna de Saturno, Febo, con la utilización de un telescopio Bruce.

Desde esta casa se observaba a las estrellas
Desde entonces, la curiosidad científica por Febo, ha crecido y los científicos se preguntan si alguna vez fue un cometa. Imágenes proporcionadas por la sonda interplanetaria Cassini tomadas en junio del 2004, cuando entraba en el vecindario de Saturno, indican que Febo puede haberse originado en el Sistema Solar exterior.

Las fotos fueron tomadas a unos 10.000 kilómetros de esta luna que tiene 200 kilómetros de diámetro.

Este libro describe el observatorio en 1891
La forma irregular de Febo (o Febe), su órbita retrógrada, una superficie inusualmente oscura, un surtido de cráteres grandes y pequeños y una baja densidad promedio parecen consistentes con la hipótesis de que Febo una vez fue parte del cinturón Kuiper de cometas congelados, más allá de Neptuno, antes de ser capturada por Saturno.

Bueno. Se trata ahora de recordar cómo fue descubierta Febo desde el observatorio astronómico de Carmen Alto –que duró entre 1898 y 1927–, mediante observaciones del astrónomo William Henry Pickering.

El observatorio era propiedad de la prestigiosa Universidad de Harvard y comenzó a funcionar a fines de 1889. Para instalarlo se alquiló la casa de un señor Ramos, en cuya azotea se instaló el fotómetro. La instalación fue conocida como la Estación Boyden, en recuerdo al benefactor Uriah Boyden, industrial americano que, en 1865, hizo una donación de 238,000 dólares al Harvard College.

En este ambiente se analizaban datos astronómicos
Mediante la estación astronómica de Carmen Alto, se hicieron estudios y descubrimientos muy importantes, dice Álvaro Mejía, estudioso de la astronomía,  como la novena luna de Saturno llamada "Febo", un asteroide al que se denominó "Ocllo", en honor a la hermana-esposa del primer Inca, y se hicieron observaciones de la nebulosa de Magallanes entre otros.

El observatorio fue desmantelado en 1927, dice la historia y la casa fue dedicada a otros menesteres, entre ellas como casa de retiro de la clínica San Juan de Dios




No hay comentarios.: