miércoles, 15 de junio de 2016

Tres días que evocaron la gesta del 50

66 años después, exalumnos
de la “I” de Arequipa revivieron
la historia de una huelga

Durante tres días, Arequipa evocó las Bodas de Platino de la Promoción 1951 del Colegio Nacional de la Independencia y revivió, en el recuerdo de sus protagonistas, los dramáticos sucesos de junio de 1950, vividos bajo la dictadura militar de Manuel Odría, cuando se escribió una nueva página de valentía y sacrificio en la historia gloriosa de la Ciudad Blanca.

La Promoción 1951 lleva la Bandera
Las autoridades de hoy, a diferencia de las que gobernaron Arequipa antes del año 2000, levantaron los estandartes de aquella rebelión de junio de la mitad del siglo XX: La recordaron y aplaudieron con cariño y, así se espera, jamás será olvidada.

La jornada de los días 12, 13 y 14 de junio, se inició con la invitación de la Municipalidad Metropolitana de Arequipa, para que uno de los miembros de la Promoción 1951 izara la bandera de la ciudad en el acto patriótico dominical que se desarrolla los domingos en la Plaza de Armas.

El honor de izar la Bandera de Arequipa
Fue el exalumno Luis Eduardo Podestá Núñez, el encargado de elevar en su asta monumental, la bandera de Arequipa, acompañado por Rafael Vizcardo Begazo, coordinador de la Promoción 1951, Leonidas Gutiérrez López y Rómulo Gonzales Paredes.

Posteriormente, la delegación de exalumnos desfiló ante las autoridades ubicadas frente al Palacio Municipal, precedidos por la banda de músicos del colegio.

Recuerda Rafael Vizcardo, Coordinador de la Promoción 51 
El interés que despertó la presencia de los veteranos exalumnos se reflejó en la presencia de numerosos medios de comunicación cuyos reporteros inquirieron por aquel hecho memorable de la historia de Arequipa, que comenzó en una pacífica huelga estudiantil y terminó con una rebelión sofocada a sangre y fuego por el ejército que obedecía órdenes de la dictadura de Manuel Odría.

Segundo día de la memoria

Director Henry Delgado 
Invitados especialmente por el doctor Henry Delgado Díaz, director del Colegio Independencia, los exalumnos de la Promoción 1951 y delegados de otras promociones, participaron en un acto solemne realizado en el patio de honor del plantel, con la presencia plena del profesorado y de los estudiantes del centenario plantel.

Leonidas Gutiérrez desfila 
El exalumno Leonidas Gutiérrez hizo una reseña histórica de los orígenes de la huelga y destacó que luego de que los estudiantes fueron atacados por tropas militares y policiales en un fallido intento de desalojarlos del colegio, el martes 13 de junio de 1950, el pueblo de Arequipa se solidarizó masivamente e inició una protesta que terminó en un baño de sangre en las calles de la ciudad.

Invitado por el doctor Delgado Díaz, el exalumno Luis Podestá izó la bandera nacional en el Colegio, en la culminación de una conmovedora ceremonia en que la banda interpretó la Marcha de la Marina, cuya melodía se hizo escuchar en los actos de 1950 por la banda de músicos de entonces.

Los estudiantes formados en el patio de honor aplaudieron largamente la presencia de sus “hermanos mayores” y de los invitados, entre los que se hallaban exalumnos de recientes promociones del colegio.

Ofrendas florales

El homenaje a la histórica fecha finalizó con un acto especial en el Parque Revolución, en el vecino barrio de IV Centenario, donde se depositaron ofrendas florales en recuerdo de los exalumnos ya desaparecidos y en homenaje a los sucesos de aquel acontecimiento.

El historiador Eusebio Quiroz Paz Soldán ofreció una conferencia sobre el desarrollo y el significado de la histórica rebelión de 1950, en el contexto de la dictadura que gobernaba al Perú con mano de hierro luego del golpe militar de Odría de 1948, en virtud de una llamada Ley de Seguridad Interior de la República.

Flores que evocan a los ausentes
Lo siguió el exalumno Rómulo Gonzales Paredes quien hizo una descripción de las revoluciones del mundo y estableció una similitud con la rebelión de 1950 que se enfrentó a la dictadura.

Cerró la ceremonia el discurso de Luis Podestá, quien recordó detalles de aquel 13 de junio de 1950 y describió la Arequipa de entonces, la imagen del antiguo colegio de espaldas a la campiña y rodeado por tres costados por los barrios vecinos.

Destacó que, finalizados los sucesos, las autoridades de entonces difundieron falsedades, según las cuales los estudiantes usaron armas de fuego en el incidente del 13, y señaló que la mejor demostración de que no las hubo fue que entre los 16 estudiantes heridos, seis recibieron disparos, pero entre los policías no hubo sino contusos y golpeados, según los partes del Hospital Goyeneche.

Podestá: Las dictaduras no honran su palabra
Añadió que a pesar de que las autoridades militares se comprometieron a no tomar represalias contra nadie, numerosos alumnos no fueron aceptados en los institutos militares y policiales y debieron esperar uno o dos años para matricularse en ellos y sobre otros más se mantuvo persecución política y policial durante muchos años.

Finalmente, conmovido por el gesto con que los actuales estudiantes recibieron a los exalumnos de hace seis décadas, declaró que tanto el himno de Arequipa como el Loor y Gloria del colegio, exaltan la palabra libertad, por lo que pueblo y estudiantes tienen la firme convicción de que los autoritarismos no deben prosperar en ninguna comunidad que se respete.

El tercer día

La jornada de tres días de evocación de la rebelión de 1950 concluyeron el martes 14 en el mercado central de San Camilo, en cuya plazoleta, Rafael Vizcardo, coordinador de la Promoción 51 izó la bandera de Arequipa y una delegación de exalumnos y miembros del Sindicato de Trabajadores del establecimiento, depositaron ofrendas en la calle Alto de la Luna, donde existen placas recordatorias.

Vizcardo: Reconocimiento a los trabajadores de San Camilo
Luego se dirigieron a la Plaza de Armas para rendir un homenaje de recuerdo a Carlos Bellido y Arturo Villegas, miembros del llamado Parlamento Trágico que murieron abaleados por el ejército cuando cumplían una misión de paz y llevaban bandera blanca.

El exalumno miembro de la Promoción 51, Leonidas Gutérrez, estuvo a cargo de las palabras de homenaje.

Gutiérrez: Homenaje al Parlamento Trágico
Así recordó Arequipa la gesta del alumnado “alfeñique” y la rebelión popular de solidaridad con los alumnos, a quienes se intentó sin éxito de desalojar a balazos el 13 de junio de 1950, del plantel que habían tomado en busca pacífica de reivindicaciones estudiantiles, que la torpeza de una dictadura complicó y convirtió en un hecho trágico que costó valiosas vidas y resentimientos que se prolongaron por décadas.

Debe destacarse que la Municipalidad Metropolitana de Arequipa ha declarado Ciudadanos Eméritos a exestudiantes del Cuarto Año B de la promoción 1951 y los honró en junio de 2014 con la Medalla de Oro de la Ciudad, en mérito a su destacada actuación en defensa de la democracia y la libertad.

(Fotos de Roxana de Vizcardo)

No hay comentarios.: