domingo, 19 de junio de 2016

Lecturas al ritmo de café en Arequipa

También podría decirse café
de la lectura a este singular
ambiente, único en su género

Se llama simplemente Entre libros y café y el próximo agosto cumplirá dos años de existencia como el primero y único en su género, en pleno centro de Arequipa, en el patio de una señorial casona de la calle Jerusalén.

Gisella Martínez, examina una reciente donación
 Fue creación de Gisella Martínez, ingeniera geóloga, amante compulsiva de la lectura de cuanto libro pudiera caer en sus manos y quien no espera hacerse rica, pero trata de mantener una relación con gente a quien le agrade el café en diez clases diferentes y la lectura en cien temas distintos.

En el corazón de la Ciudad Blanca
Abandona su modestia para decir que su café “es el primero y el único”, tranquilo y apacible en una Arequipa de calle bulliciosa a solo cinco metros de donde ella invita una biblioteca que crece con donaciones y compras periódicas de libros recién editados o por editarse.

Y este fenómeno se debe a que algunos autores, con un ejemplar de prueba o en etapa digital de corrección, se inclinan por entregarlo a este singular ambiente, que asegura una lectura y un café –o té también en variadas formas– en medio de una tranquilidad y una música ambiental, difíciles de encontrar en el centro histórico de la Ciudad Blanca.

Gisella describe su biblioteca: “La mayoría son novelas”, dice, “pero hay también texto de autoayuda que, increíblemente son buscados y leídos con avidez por la gente joven”.

Cita, por ejemplo, “Por qué les pasan cosas malas a la gente buena”, del colombiano Iván Gutiérrez y “Enamorados socializados” de Walter Riso.

Tranquilo lugar de reunión

La lectura no tiene sobreprecio en el Entre libros y café ni tampoco la bebida que se disfrute y el lector puede quedarse “todo el tiempo que quiera dedicado a la lectura, aunque ya no tenga un café para beber”, afirma la dueña y conductora.

Ella atiende personalmente a sus clientes, que cada vez son más y provienen de distintos orígenes.

“Hay muchos intelectuales y lectores de Arequipa, pero también vienen turistas extranjeros que disfrutan de los libros en alemán, inglés, francés y español”, se enorgullece.

Además, Entre libros y café, sirve de refugio temporal para los artistas que quieren escapar del mundanal ruido para completar o desarrollar alguna obra.

Espacio para los que quieren completar una obra
Vi a una joven que elaboraba bocetos –Gisella dijo que es una pintora de nombre Elizabeth– presumiblemente para convertirlos en futuros cuadros y en otro momento a un señor que luego de desenfundar su laptop escribía apresuradamente mientras a su lado humeaba su café.

Refugio de artistas y escritores, de lectores, Entre libros y café está en el primer patio de una casona signada con el número 307 de la calle Jerusalén, de Arequipa. Cuando vaya, hágale una visita.

Quizá encuentre una lectura que le guste o quizá no, pero, con toda seguridad, encontrará entre sus muchas variantes, el café o el té que no olvidará. (Luis Eduardo Podestá).


2 comentarios:

Charo Pejoves dijo...

Excelente!! Estuve por Arequipa. No supe de este acogedor lugar. Sera para la proxima.CharoPejoves.Mx,Puebla

Charo Pejoves dijo...

Excelente!! Estuve por Arequipa. No supe de este acogedor lugar. Sera para la proxima.CharoPejoves.Mx,Puebla