viernes, 24 de diciembre de 2021

Por qué Ómicron se denomina así

Catedrático de Microbiología de la
Universidad de Navarra, explica las
razones que lo determinaron así


En el Perú los casos se alzaron de
12 a 47 y podría haber muchos más

 

Nota del editorLos párrafos de esta nota son un extracto de un extenso artículo publicado por el Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra, Ignacio López-Goñi, en el portal The Conversation y luego la agencia alemana Deutsche Welle, en torno a la nueva variante del virus denominada ómicron. El autor se refiere a una realidad y contradicciones surgidas en el hemisferio norte, algo que debe tomarse en cuenta en algunos elementos del resumen siguiente. Se incluyen al final unos datos sobre el ómicron en el Perú sustentados en una información del diario La República.


por Ignacio López-Goñi

Ómicron suena a apocalipsis. La OMS decidió nombrar a las distintas variantes siguiendo el alfabeto griego: Alfa: B.1.1.7; Beta: B.1.351; Gamma: P.1; Delta: B.1.617.2; Epsilon: B.1.427/B.1.429; Zeta: P.2; Eta: B.1.525; Theta: P.3; Iota: B.1.526; Kappa: B.1.617.1; Lambda: C.37; Mu: B.1.621.


La décimoquinta letra del alfabeto griego


La siguiente en la lista tenía que ser Nu, pero como sonaba a New (nuevo) decidieron pasar a la siguiente, Xi. Pero resulta que el presidente chino se llama Xi JinPing y mejor no tocarle las narices.

La siguiente letra del alfabeto era Ómicron. Por eso, la nueva variante B.1.1.529 se llama Ómicron. Y con Ómicron llegó el caos.

En momentos de fatiga pandémica generalizada es fundamental recordar que el miedo en la comunicación no suele funcionar.

Lo hemos comprobado con el cambio climático: los mensajes catastrofistas acaban aburriendo y mucha gente desconecta, como en el cuento infantil de Pedro y el lobo.

De nuevo, con Ómicron es el momento del rigor, la transparencia (decir lo que se sabe y lo que no se sabe) y, sobre todo, de proponer soluciones.

Hay datos contradictorios

Sobre esto todavía hay datos contradictorios y es difícil saber qué ocurrirá. El nivel de incertidumbre sigue siendo muy alto.

70 veces más contagioso
 

Es verdad que las hospitalizaciones, ingresos en UCI y fallecimientos ocurren con un desfase de unas cuantas semanas.

El problema es que una variante mucho más transmisible, aunque sea menos virulenta, no necesariamente significa que cause menos muertes: si crece a tan alta velocidad, si hay muchos casos en muy poco tiempo, puede haber más fallecimientos.

Una sexta ola intensa y rápida en número de casos generará un colapso en el sistema sanitario, algo que ya hemos visto que tiene consecuencias muy graves.

Las agencias sanitarias internacionales califican la situación de riesgo muy alto. Por eso, algunos afirman que “hay que prepararse para lo peor”.

No sabemos si es más grave, pero tampoco si será más leve

Aunque el número de hospitalizaciones permanece bajo, no hay evidencia de que Ómicron sea menos virulenta que la variante Delta.

70 veces más rápido

En comparación con otras variantes, resultados preliminares sugieren que Ómicron se multiplica 70 veces más rápido en los bronquios humanos, lo que podría explicar por qué esta variante puede transmitirse más rápido.

Seguir las recomendaciones
 

Sin embargo, el mismo estudio muestra que la infección por Ómicron en el pulmón es significativamente menor que con el SARS-CoV-2 original. Esto quizá podría explicar que produzca una menor gravedad de la enfermedad.

Otros trabajos también preliminares sugieren que los sueros de individuos vacunados neutralizaron la variante Ómicron a un nivel mucho menor que cualquier otra variante.

Sin embargo, en el mismo trabajo también apuntan a que los sueros de individuos superinmunes (los que habían sido infectados y vacunados o que habían sido vacunados y posteriormente fueron infectados) sí que pudieron neutralizar la nueva variante.

Los anticuerpos previenen la infección, por lo que este escape parcial de la respuesta inmune (anticuerpos) también podría influir es su mayor transmisibilidad.

Contra Ómicron, o contra cualquier otra variante incluso más peligrosa, lo que tenemos que hacer es recordar lo que ya sabemos… y hacerlo: vacunas, mascarillas, ventilación, distancia, test de antígenos, autoconfinamientos, refuerzo sanitario…

Las vacunas funcionan

Con la incidencia actual, si esta sexta ola nos hubiera cogido sin vacunar esto sería una auténtica carnicería.

Las vacunas te defienden
 

Ya lo comprobamos con la quinta ola, en la que el número de casos aumentó (entonces Delta, que era más transmisible, fue dominante) pero no se reflejó en un aumento de fallecimientos como en oleadas anteriores.

La diferencia es que la mayoría de las personas mayores más vulnerables ya estaban vacunadas. Ojalá ahora ocurra algo similar. En tres o cuatro semanas lo sabremos.

La realidad peruana

En el Perú, las autoridades sanitarias informaron que en 36 horas, los casos de la variante ómicron pasaron de 12 a 47 y podrían ser muchos más.

En el Perú, la vacunación no se detiene
 

Esta cifra es solo una muestra de las pruebas analizadas, informó el diario La República que citó fuentes del ministerio de Salud.

El diario indicó que, “no se descarta que la variante ómicron ya esté en regiones”, por lo que se pidió a la población extremar sus previsiones.

Las autoridades señalaron que “todos los enfermos están con síntomas leves”.

Según La República, las autoridades de salud señalaron que ya habría contagio comunitario y advirtieron que un “incremento brusco puede saturar sistema sanitario”.

(Imágenes de The Conversation, Deutsche Welle y BBC Mundo)

www.podestaprensa.com

No hay comentarios.: