viernes, 25 de octubre de 2013

Un mamotreto llamado Ley

Advierten peligrosidad
de la llamada Ley de
delitos informáticos

El semanario Hildebrandt en sus trece advierte en su edición de hoy viernes que “crear una base de datos y propagar información sobre cualquier esfera o ámbito de una persona natural o jurídica (sin importar qué encuentres) se ha vuelto delito”, que eventualmente podría llevar al ciudadano, periodista o no, a la cárcel por un periodo de entre tres a cinco años.

Comienzo de la lucha contra peligrosa ley
El artículo firmado por Carlos León y titulado “Mamotreto amenazante” recuerda que la Ley de delitos informáticos fue promulgada por el Ejecutivo un peligroso "mamotreto" y “su propio nacimiento es un espanto”.

Luego refiere que “la mañana del 12 de septiembre último, Juan Carlos Eguren, presidente de la comisión de Justicia y primer impulsor de esta ley, presentó el proyecto de la norma al pleno del Congreso y expuso lo que consideraba su utilidad. El documento tenía desde errores de redacción hasta ambigüedades infames, pero lo defendía”.

Añade que “la mayoría de los congresistas, en lugar de señalar sus fallas, exigieron ponerle más papa al caldo”.

Siguen párrafos del artículo de León, harto significativos que contribuirán a crear una verdadera conciencia sobre los peligros del referido dispositivo.

Eguren hizo un sancochado de varias carnes
“El congresista Tomás Zamudio Briceño, de la bancada. oficialista, pidió que lo juntaran con otro proyecto de ley. ¿Cuál? Uno suyo.

“La congresista Julia Teves, también de la bancada casita, no se quedó atrás y demandó también que acumularan un proyecto suyo que de otra forma habría pasado al olvido.

“Y como nadie quería quedarse sin tajada, Gustavo Rondón, de Solidaridad Nacional, hizo lo propio y solicitó contento que metieran encima su proyecto.

“¿Pero qué hizo Eguren con las metidas de diente de estos congresistas? Una genialidad: dijo que las iba a incorporar todas y que le dieran un cuarto intermedio para hacerla. Incluso le mandó un guiño a Yonhy Lescano, quien había reprobado el proyecto junto a Mesías Guevara, diciendo que hasta sus críticas tendrían cabida.

“Dicho y hecho. A las cuatro de la tarde tenía un proyecto de ley transformado, prácticamente uno nuevo, que metía todo lo que se le había pedido en la mañana. Es decir, cualquier cosa. Aprobado. Y el Ejecutivo no lo observó: lo promulgó el martes pasado.

“Yendo a la ley, ¿por qué esta versión pepecista del Acta Patriótica es perniciosa?

“En primer y escandaloso lugar, porque gracias a dicha ley hacer una base de datos en el Perú se ha vuelto ilegal.

“Porque ‘el que crea, ingresa o utiliza indebidamente una base' de datos sobre una persona natural o jurídica’ para ‘comercializar, promover o facilitar información relativa a cualquier ámbito de la esfera personal, familiar, patrimonial, laboral, financiera u otro de naturaleza análoga, creando o no perjuicio’, tendrá entre 3 y 5 años de cárcel (art, 5) .

“Sí. Crear una base de datos y propagar la información encontrada (es decir, utilizarla) sobre cualquier esfera o ámbito de una persona natural o jurídica (sin importar qué encuentres) y sea o no dañina (por si quedaron dudas) se ha vuelto delito. Dentro de esto cabe casi todo el periodismo de investigación, a menos que se opte por tabular datos en papel cuadriculado.

No solo hay que ir a calentar la curul
“¿Se pudo haber hecho una mejor ley? Definitivamente. Pero no hay forma en que una ley sea positiva si se arma en un cuarto intermedio incluyendo todo lo que encuentres. Ya la propuesta original tenía muchos vacíos, y la ahora promulgada los tiene también, así como sanciones absurdas. Una lamentable ley emanada del mismo Congreso que hace un par de meses realizó la repartija creyendo que hacía lo correcto.
          
Así, pues, tenemos otra ley contra la libertad y la democracia.

Sería aleccionador leer, escuchar o ver algún pronunciamiento sobre esta ley, cuyos peligros se advierten a la legua (ver Ley cierra información oficial en esta misma página).

Porque no solo hay que crear un ambiente propicio a una revisión sino convocar a los ciudadanos para posibilitar una declaración de inconstitucionalidad sobre este ya calificado “mamotreto”, obra de un Congreso incapaz de detenerse a examinar cuál es la naturaleza de sus funciones y cómo debe cumplirlas y no, como lo resalta el artículo precedente, solo de calentar la curul y aprobar con displicencia dispositivos que son vitales para la marcha y la conservación de la democracia en nuestra patria.


No hay comentarios.: