jueves, 13 de octubre de 2011

Hay que reflotar la Covadonga

Sería una pieza histórica
que equilibre la presencia
del Huáscar en Chile

Nota - Una versión de este artículo fue publicada
en el diario El Peruano el 13 de octubre de 2011

Cada vez que el 8 de octubre, se evoca el heroico sacrificio de Miguel Grau y de la tripulación del monitor Huáscar, el pasado se nos viene de repente y recordamos que no solo fueron contrastes negativos los que quedan en la historia de aquella aciaga guerra que Chile con el respaldo de Gran Bretaña declaró contra el Perú y Bolivia en abril de 1879.



Medallón chileno rescatado del fondo del mar

Uno de los episodios más destacables de aquella contienda se recordó en Chancay el 13 de setiembre, aniversario del hundimiento de la goleta Covadonga que bloqueaba y bombardeaba aquella localidad indefensa.

Chile había bloqueado el Callao el 10 de abril de 1880, y el 10 de junio del mismo año, según anota el historiador Ernesto Linares Mascaro, se hizo lo propio con el puerto de Chancay, muchos de cuyos pobladores se habían enrolado en el Ejército de Reserva desde el comienzo del conflicto.

Cuando se produjo el bloqueo del Callao, Chancay se convirtió en el puerto de ingreso del contrabando de armas y en punto de escala para las fuerzas militares destinadas a Lima. Linares señala que “en esa época, Chancay se comunicaba por telégrafo con Lima y contaba con una estación del ferrocarril Lima–Huacho”.

La goleta Covadonga

Sin embargo, dice Linares, “el puerto de Chancay, a pesar de la guerra, vivía en relativa tranquilidad hasta el 11 de junio de 1880”. Cuando Chile extendió a toda la costa peruana, puso a la cañonera Pilcomayo frente a Chancay. La Pilcomayo era una embarcación peruana capturada por el blindado chileno Blanco Encalada el 18 de noviembre de 1879, a la que se puso en servicio luego de equiparla con moderno armamento.


Cuando bloqueó Chancay se encontraba al mando del capitán de corbeta Luis Uribe y su misión fundamental era impedir que el ferrocarril continuara funcionando

Para cumplir esta tarea los chilenos bombardeaban esporádicamente el puerto. El historiador chileno Vicuña McKenna refiere que “…la Pilcomayo disparó el 23 de junio cuatro tiros sobre una recua de mulas, sin causar el menor daño ni a los arrieros ni a las acémilas”. Añade que “el 1 de julio hizo igual número de disparos y la misma impunidad y que el 3 de julio disparó 25 tiros sin causar ninguna avería. El 4 de julio se hizo fuego a la playa con ametralladora, pero con resultado negativo. El 14 de julio (hizo) 11 tiros sobre el cerro de Peraloillo; mas el cerro quedó inmutable, y no mojó sus rocas azotadas por las olas ni una sola gota de sangre peruana, ni siquiera de cuadrúpedo”

La Covadonga, una goleta de mayor importancia, relevó a la Pilcomayo el 1 de septiembre. Estuvo al mando del capitán de fragata Manuel J. Orella, frente a Chancay hasta el 9 de septiembre, cuando fue remplazado por el capitán de corbeta Pablo de Ferrari.

El torpedo que la hundió

Fue el ingeniero Manuel Cuadros, en colaboración con Constantino Negreiros, quien fabricó el torpedo que hundió la Covadonga. Cuadros ya tenía experiencia en la fabricación de ingenios explosivos porque también preparó el torpedo que hundió al Loa en el Callao.

Así se encuentra hoy en el mar de Chancay

Según el historiador naval Francisco Yábar, especialista en el tema Covadonga, el torpedo que hundió a la Covadonga tenía una carga explosiva de 350 kilogramos de dinamita colocados en la estructura de un elegante bote, pintado de blanco y con chumaceras de bronce.

El teniente 2° Decio Oyague recibió el encargo de colocar el torpedo en Chancay para volar el buque que bloqueaba ese puerto. Oyague viajó con el torpedo por tren a Ancón y de ahí, en un bote a remo llegó a Chancay el 9 de septiembre, acompañado del capitán Ezequiel del Campo, Jefe la Sección de Torpedos.

Como en otras ocasiones, la mañana del 13 de septiembre de 1880, la Covadonga se dedicó bombardear al puerto. Disparó 22 obuses, cuatro de los cuales cayeron sobre el muelle, otros sobre dos embarcaciones acoderadas en el puerto y los demás sobre la ciudad sin causar daños. Uno de ellos hundió una lancha de la Casa Grace.

Cuando los chilenos avistaron el bote blanco, el capitán Ferrari ordenó al aspirante Melitón Guajardo que acompañara al calafate José María Ávila hacer un reconocimiento. Como no encontraron nada sospechoso lo llevaron al costado de la goleta para izarlo. A las 15:15 se levantó la embarcación que hizo explosión de inmediato.

La Covadonga se hundió en dos minutos.

Solo se salvaron 19 tripulantes, 12 de ellos oficiales y siete marineros en un bote que quedó sin daños. Murieron 66 hombres, entre ellos el capitán de Ferrari. La Covadonga perdió todo su equipo consistente en seis cañones de diverso calibre, una ametralladora francesa, 50 rifles y armas blancas como sables, hachas, puñales corvos, y muchas municiones y pertrechos.

Algunos elementos rescatados del navío se encuentran en el Museo Naval, en un almacén de la Municipalidad de Chancay.

El Huáscar en Talcahuano

Algunos estudios realizados con anterioridad derivaron en la imposibilidad de rescatar la Covadonga, debido al estado en que se encuentra. Existe sin embargo, la esperanza de que con la tecnología actual y buena voluntad de especialistas civiles y de la Armada puede hacerse el esfuerzo de recuperar lo que queda y restaurarlo.

Hecha esta tarea, podrá convertirse a la Covadonga en museo flotante, como está actualmente el Huáscar en Talcahuano, con lo cual se renovaría nuestro orgullo y se proporcionaría a nuestro pueblo una prueba objetiva de que, a pesar de todas nuestras carencias de aquella época supimos luchar por nuestra patria.

Luis Eduardo Podestá

3 comentarios:

FERNANDO CHUMBEZ RODRIGUEZ dijo...

mi comentario esta en estrecha sintonia con lo que dice PODESTA, lo que yo incluiria es que una vez recuperada la covadonga y restaurada se convierta en un atractivo turistico para CHANCAY GENERANDO RECURSOS PARA SU PUEBLO,ASIMISMO debemos iniciar una campaña para que este navio se pueda recuperar las autoriudades de aCHANCAY DEBEN DAR EL PRIMER PASO,Y MUCHOS ,MUCHISIMOS COLABORARIAMOS PARA QUE SE PUEDA HACER REALIDAD 3ESTO ULTIMO.

Alberto Flores dijo...

eso se podrá realizar si todos nos unimos como nacion yo como peruano me apunto en eso y si pueden informar mas juntos nos uniremos hermano .....! por el PERÚ.....

Alberto Flores dijo...

BÚSQUENME EN FACEBOOK
CARLOS ALBERTO FLORES CASTRO