viernes, 29 de diciembre de 2017

PPK abusó de sus atribuciones

Expertos de la ONU dicen que
el presidente dio una “bofetada”
a víctimas del dictador Fujimori

El presidente Pedro Pablo Kuczynski ha “abusado manifiestamente de sus atribuciones” por lo que habría incurrido en “delito de abuso de autoridad” al conceder en la forma que lo hizo, el indulto y la gracia presidencial al exdictador Alberto Fujimori.

La vergüenza del año
El análisis fue hecho por el exprocurador de la República, Iván Meini, que se suma a las críticas formuladas poco antes por expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Meini dijo al diario La República que “desde el punto de vista simbólico, (el indulto) es absolutamente nefasto porque implica un perdón no solo por el caso de lesa humanidad, sino porque (Fujimori) fue responsable de la mayor corrupción de la historia republicana”.

Añadió que para el exdictador “pudo haber una conmutación de pena, (con lo que) mantenían su condición de condenado y se le permitía afrontar los otros procesos".

La cárcel de lujo que alojaba al reo
"Me animaría incluso a decir que esto sería un delito de abuso de autoridad. El presidente (PPK) está abusando manifiestamente de sus atribuciones. El análisis de si es constitucional o no el acto no se agota en las formas, como si fuese un monarca. Hay que ver el tema de fondo", le dijo a La República.

El exprocurador destacó que “en este caso, se ha desnaturalizado la figura del indulto humanitario pues se ha utilizado para camuflar una prebenda política. Para que no me vaquen, te indulto".

ONU: bofetada a las víctimas

Por otra parte, el Grupo de trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU, expresó su consternación por el ilegal indulto concedido por el presidente peruano al exdictador condenado a 25 años de prisión por delitos contra los derechos humanos y corrupción.

El Grupo está constituido por Agnes Callamard, relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales y Pablo de Greiff, relator especial sobre la promoción de la verdad, justicia y reparación.

PPK les dio una bofetada en navidad
"Estamos consternados por esta decisión. Es una bofetada para las víctimas y los testigos cuyo incansable compromiso lo llevó (a Fujimori) ante la justicia", afirmaron.

Señalaron que "el perdón presidencial otorgado a Alberto Fujimori por motivos políticos socava el trabajo de la judicatura peruana y la comunidad internacional para lograr la justicia".

"También es un gran revés para el estado de derecho en el Perú” porque se ha concedido “indulto humanitario a una persona condenada por crímenes graves después de un juicio justo”.

Precisaron en su pronunciamiento que, además, el exdictador “no cumple con los requisitos legales para el indulto".

Se refieren también a que "las leyes internacionales de derechos humanos restringen la concesión de amnistías, indultos u otras exclusiones de responsabilidad en casos de violaciones graves de derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas".

Y recordaron que “una solicitud de habeas corpus sobre la salud de Fujimori ya había sido rechazada por el Poder Judicial".

Debieron correr la misma suerte
"El gobierno no debe ceder a la presión política e ignorar sus obligaciones nacionales e internacionales”, remarcaron señalaron que el exdictador “debe ser tratado como cualquier otra persona condenada por crímenes graves contra los derechos humanos”.

En  cuanto a los proclamados males del presidente más corrupto del Perú, los miembros del Grupo de la ONU señalaron que “su tratamiento debe ser compatible con su estado de salud y de acuerdo con los estándares y procedimientos establecidos que se aplican a las personas privadas de libertad en el Perú".

Recomendaron finalmente: “El gobierno debería respetar a las víctimas y los testigos que lucharon por la justicia y debería adoptar una estrategia integral de justicia transicional como cuestión prioritaria”.

(Imágenes de La República, prensa peruana y archivo)

jueves, 28 de diciembre de 2017

“Nosotros te pusimos nosotros te sacamos”

Construcción Civil marcha
contra el indulto y FTA
adelanta paro en Arequipa

Trabajadores de Construcción Civil de Arequipa, marcharon por el centro de esta ciudad a los gritos de “la sangre derramada, jamás será olvidada” en alusión al asesinato de su dirigente Pedro Huilca  Tecse por un grupo de sicarios militares organizado por la dictadura de Alberto Fujimori.

Construcción Civil en Arequipa contra el indulto
Los trabajadores protestaban contra el ilegal indulto concedido al exdictador Alberto Fujimori por el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en una maniobra solapada para librarse de la vacancia que lo amenazaba.

Construcción Civil, uno de los más poderosos sindicatos de Arequipa, recordó que Pedro Huilca fue asesinado a tiros durante el la dictadura de Fujimori por el llamado grupo Colina, organizado desde el gobierno de Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos.

"No queremos retroceso ni nada por el estilo, queremos nuevas elecciones, que incluyan no solo al presidente que negoció su vacancia a cambio de la liberación del criminal Fujimori, sino también para elegir a nuevos congresistas", señaló Mariano Nina, dirigente de los agremiados a construcción, en versión difundida por el diario El Pueblo.

Recordaron el asesinato de Pedro Huilca su dirigente
El periódico informó, asimismo que los trabajadores marcharon por el centro de Arequipa y coreaban “Nosotros te pusimos, nosotros te sacamos”.

Anunciaron también que “todos los días saldrán a las calles a protestar por la traición cometida por el presidente Pedro Pablo Kuczynski”, dijo el diario.

Adelantan huelga indefinida

A su turno, “José Luis Chapa, dirigente de la Federación de Trabajadores de Arequipa (FTA), adelantó que sostendrán una reunión con los representantes de todos los gremios sindicales para acordar la fecha de inicio de la huelga indefinida, la misma que estaba programada para mayo, pero ante las circunstancias se podría adelantar para los siguientes días”, precisó el informe.

Se burló de sus electores
“Ya no podemos permitir que nadie más se burle del pueblo peruano tomando decisiones incoherentes con la realidad que estamos viviendo”, dijo el dirigente a El Pueblo.

“Así como van las cosas, en los siguientes días, todos los terroristas también estarán exigiendo su indulto y con todo derecho”, recalcó.

Mientras tanto, en Lima, el colectivo Keiko no va, anunció para hoy jueves a las 5 de la tarde una nueva movilización “”contra la decisión del mandatario Pedro Pablo Kuczynski de indultar al ex presidente Alberto Fujimori”.

Días de protesta
El diario Perú21 indicó que “el lugar de concentración para la denominada 'Marcha Nacional Fujimori Nunca Más' será nuevamente la Plaza San Martín del centro de Lima” y que se espera “un desarrollo a nivel nacional”.

El exdictador Fujimori fue indultado el domingo pasado, en lo que se ha denominado un “canje de favores”, decidido por PPK en una medida que era ignorada hasta por sus más altos funcionarios.

Fujimori, quien se encuentra hospitalizado en una local, estaba sentenciado a 25 años de cárcel por asesinatos, secuestro agravado y corrupción y aún no ha completado diez años de prisión.

El indulto y el derecho de gracia con que PPK lo ha favorecido lo liberaría no solo de los cargos por los que estaba condenado sino de otros juicios, entre ellos el asesinato de seis campesinos conocido como el “caso Pativilca”.

(Imágenes de la prensa local, del PJ y archivo)

miércoles, 27 de diciembre de 2017

El presidente que odiaba a las mujeres

Tampoco quería que nacieran
niños en la sierra para que
no se convirtieran en terroristas

Nota del editor- El artículo que sigue pertenece a la periodista y escritora peruana radicada en España, Gabriela Wiener y fue publicado en El diario de España y reproducido en otras publicaciones peninsulares como El Tambor.es, revista digital de La Gomera. Lo reproducimos aquí porque aporta mucho a la historia de lo que hizo el gobierno del exdictador japonés Alberto Fujimori y constituye un llamado a la protesta y rechazo contra el ilegal indulto concedido por el gobierno pusilánime de Pedro Pablo Kuczynski. Wiener nos recuerda los múltiples crímenes contra los derechos humanos en el Perú de Fujimori, quien fue calificado como el octavo presidente más corrupto del mundo por la organización Transparencia Internacional.

En libertad el dictador que se
cebó contra las mujeres del Perú

La autora
por Gabriela Wiener

Está fuera de la cárcel el jefe que accionó ese aberrante mecanismo de control demográfico diseñado décadas antes por el primer mundo para el tercero y para ser aplicado como política de Estado por gobiernos afines al FMI y al Banco Mundial, violentando los cuerpos de las mujeres.

Está en la calle quien dio la orden de despojar a tantas de su derecho fundamental, tratándolas como si fueran cifras en una estadística, dejando atrás heridas abiertas, tierras baldías, territorios yermos.

El que mandó a torturar a su esposa.

El que dejó sin justicia a miles de víctimas de violación.

El que hizo secuestrar y maltratar a sus propias agentes de inteligencia.

El cabecilla de una banda que mandaba sobres bombas a mujeres periodistas y dejaba dinamita en la puerta de las casas de activistas feministas.


El que desconoció el dolor de las madres que buscaban a sus hijos muertos.

Alberto Fujimori está libre. El actual presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), acaba de soltarlo, en lo que ha sido a todas luces un canje político disfrazado de indulto humanitario.

PPK y su vínculo con Odebrecht

Días atrás, la revelación de los vínculos entre una empresa propiedad de PPK y la empresa constructora y corrupta Oderbrecht, durante la época en que el primero era ministro de economía, lo puso al filo de la vacancia presidencial por incapacidad moral, pero a última hora el Congreso, mayoritariamente fujimorista, decidió la votación a favor de la permanencia del presidente.

Lo que pocos sabían es que PPK se quedaba porque había negociado con ellos debajo de la mesa la libertad y el perdón del reo más famoso del Perú.

Más de 300 mil mujeres "operadas"
El indulto humanitario para el ex dictador viene con derecho de gracia, eso quiere decir que Fujimori –quien ayer publicaba un video en sus redes sin rastro de padecer una enfermedad terminal– ha sido exculpado también de los procesos que tiene abiertos y juicios pendientes, como el de las esterilizaciones forzadas, una de las violaciones de derechos más graves en la historia peruana cometida contra las mujeres, que continuaba en investigación fiscal y ahora podría quedar impune, salvo que prosperen los recursos de nulidad.

Yerma en los Andes

Entre 1995 y 2000, los años más duros de la dictadura de Alberto Fujimori, se estima que fueron esterilizadas contra su voluntad 331.600 mujeres indígenas en el Perú.

Esto es, que muchas veces mediante engaños, otras recurriendo directamente a la violencia, cientos de miles de mujeres no solo se vieron privadas de su derecho a concebir sino que han arrastrado durante años las secuelas psicológicas del abuso al que fueron sometidas e incluso el estigma que las persiguió en sus lugares de origen, casi siempre pueblos de los Andes, donde el dictador y sus cómplices se creían con más derecho a aplicar su “Programa Nacional de Planificación Familiar”.

Mujeres en una lucha que no es escuchada
¿Cómo se llevaba a cabo este programa? Según informes de Amnistía Internacional algunas de las prácticas iban desde imponer a los médicos un sistema de cuotas o “metas numéricas” para la práctica de estos procedimientos (además de “estímulos” si cumplían las metas), la amenaza de practicarles abortos a las mujeres embarazadas si no accedían a ligarse las trompas, campañas engañosas en las que se ofrecía la ligadura como cualquier otro método anticonceptivo no permanente,  el secuestro, el chantaje a los maridos para que firmasen “autorizaciones” o el uso de la fuerza.

El presidente que nos odiaba

Alberto Fujimori demostró, durante todo su gobierno, su misoginia radical y una dinámica perversa en su relación con las mujeres.

La hijita que la remplazó
Fue el único presidente del mundo que acudió a la Conferencia Mundial de Mujeres en Beijing en 1995, pero luego de ofrecerse como un defensor de la causa femenina, puso en marcha el programa de control de la natalidad en los Andes.

“A Fujimori en realidad no le importaban las mujeres –cuenta hoy Rocío Silva Santisteban, ex directora de la Coordinadora de Derechos Humanos en el Perú– sino el dinero que el Banco Mundial había ofrecido a cambio de un decidido apoyo del Gobierno a la política de control poblacional.

Esa política se entroncaba con el famoso Plan Verde de los militares: controlar a la población indígena, rural y pobre para evitar la proliferación de “terroristas”.

Las esterilizaciones forzadas son la punta de lanza de ese plan. “En ese proceso usó también a algunas ONG que trabajaban con colectivos de mujeres y que gestionaron el programa.

Ensañamiento contra las más pobres
Se hizo, explica Ana María Vidal, Secretaria Ejecutiva Adjunta de la Coordinadora, “en el marco de una política de salud pública, y utilizó como fachada un discurso de reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos para luego enviar a cientos de médicos por las regiones más pobres del país con la orden de esterilizar”.

“No es bueno para las mujeres”

Muchas feministas se opusieron duramente, como la abogada Gina Vargas, que acuñó la frase: “Lo que no es bueno para la democracia no es bueno para las mujeres”.
Otra activista feminista histórica, Giulia Tamayo, publicó el informe “Nada Personal”, denunciando las ligaduras de trompas ilegales y al poco tiempo el grupo Colina –el comando paramilitar de Fujimori y Montesinos– le colocó una bomba en la puerta de su casa y tuvo que refugiarse en España.

Las agresiones sexuales también fueron banalizadas durante esos años, y aunque el Estado les entregó muchos años después del Gobierno de Fujimori un certificado de víctimas a las 5 mil mujeres violadas, también en su mayoría indígenas –lo que prueba el cariz doblemente discriminatorio de estas prácticas violentas–, que se atrevieron a denunciar (deben ser muchísimas más), solo hay una sentencia en el poder judicial en la que se sanciona al violador, el de una mujer identificada como "MMM". Las demás nunca fueron juzgadas. 

Canallesca teoría  sobre violación y aborto
Esto ocurre en el mismo país en que la ley de violencia de género sirve para poco, donde siete de cada diez mujeres han sufrido agresiones, en el que el aborto sigue siendo ilegal, incluso en caso de violación y en donde el Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani es capaz de declarar que “los abortos no se deben a que han abusado de las niñas sino a que la mujer se pone como en un escaparate provocando”.

Las Geishas

En otro despliegue de falsa empatía, Fujimori creó también el primer Ministerio de la Mujer de la historia del Perú, pero nació con sello clientelista y manipulador.
La primera ministra, Luisa Cuculiza, era una señora autoritaria y ultraconservadora.

Fujimori se caracterizó por rodearse de mujeres que apañaban sus latrocinios, que lo defendían en los medios, todas desfeminizadas, cómplices.

Inventó la "autotortura" de las víctimas
Les llamaban “las martas”, entre ellas estaba la congresista Marta Chávez, de verbo violento y endemoniado, y Marta Hildebrandt, presidenta de la Academia de la Lengua en el Perú y presidenta del Congreso de la época, quien llegó a decir en una entrevista que ella estaba “a favor del autoritarismo, no de la autoridad”.

Otra, Luz Salgado, fue hasta hace poco, presidenta del actual Congreso.

En esta especie de “fiesta del Chivo” a la peruana, Fujimori ejerció idéntica influencia en las periodistas que cubrían Palacio de Gobierno, a quienes se les llamó las “geishas del japonés” y que fueron inmortalizadas en videos que las muestran dándose baños en las pozas de aguas termales que le encantaban al presidente y en una cama de hotel en Londres con el entonces todopoderoso Fujimori.

Su principal animadora y groupie en la televisión fue la inefable presentadora Laura Bozzo, que acabó en arresto domiciliario por comprobarse que había sostenido reuniones con Vladimiro Montesinos con el fin de hacer campaña por el fujimorismo en sus programas.

Incondicionaleas del dictador
“Las mujeres autoritarias y/o genuflexas ante el poder del patriarca marcaron el estilo de su Gobierno", afirma Silva Santisteban.

La esposa torturada

Dejamos de verla por un tiempo y cuando reapareció su salud estaba muy deteriorada, necesitaba de silla de ruedas y no podía hablar con claridad.

Una de las primeras denuncias impunes de una mujer contra Alberto Fujimori fue la de su esposa, la entonces primera dama Susana Higuchi.

Ella denunció haber sufrido secuestro y tortura en el sótano del Servicio de Inteligencia del Ejército, con constantes sesiones de electroshocks para evitar que hablara de lo que estaba pasando dentro del Gobierno. Incluso llegó a enseñar sus quemaduras.

Torturada por su esposo
Los medios comprados por el aparato propagandístico de la dictadura se encargaron de desprestigiarla, de hacerla pasar por loca y así lograron acallarla.

El fujimorismo necesitaba su silencio, luego supimos por qué: Fujimori en esos días habría dado la orden para las matanzas de los nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta y la de los 15 habitantes de una quinta de Barrios Altos, incluyendo a un niño de 8 años.

Crímenes de lesa humanidad. Sería condenado a 25 años de prisión por homicidio calificado con alevosía, lesiones graves y secuestro agravado.

Era, además, un gran corrupto: a Vladimiro Montesinos, su asesor de inteligencia, le entregó a espuertas los fondos del Estado para corromper a jueces, militares, congresistas, periodistas, comprando las líneas editoriales de periódicos y canales de televisión, por lo que le cayeron otros seis años más.

T
Trabajo sucio por su encargo
Compró a la prensa amarilla, desde donde difamó a sus rivales políticos y sumaron seis años más de prisión.

Por todos estos casos estaba sentenciado cuando PPK lo indultó. También por desaparecer los videos que grabó el propio asesor y que probaban sus fechorías. Y le quedaban un buen puñado de casos por juzgar.

El de Higuchi, como el de las esterilizaciones forzadas sigue abierto y podría quedarse sin sentencia si el indulto sigue adelante.

Ante la comisión congresal que investigó el caso de la exprimera dama años después, su propia hija, Keiko Fujimori, fue la primera en negar la tortura.

Luego de ver a su madre expulsada del Palacio de Gobierno aceptó convertirse en la hija-Primera Dama de Fujimori.

Hoy es la candidata del partido fujimorista, líder de la oposición, la que perdió la presidencia en las dos últimas elecciones, primero ante Humala y después ante PPK, pero no acepta que no es presidenta.

Es otra de las investigadas en el caso de Oderbrecht por recibir millonarias sumas para sus campañas y por ello en las últimas semanas hemos vuelto a ver las viejas maniobras de los fujimoristas: persecución política a fiscales y amedrentamiento del Tribunal Constitucional.

En el año 2000, Alberto Fujimori huyó a Japón y renunció a la presidencia del Perú vía fax, ante la evidencia de los casos de corrupción de su Gobierno.

Allí fue protegido por una poderosa empresaria hotelera, Satomi Kataoka, conocida por sus vínculos con el fascismo japonés, y con quien, ya divorciado de Higuchi, se casó como parte de su estrategia de inmunidad.

Quiso empezar una nueva vida junto a ella, postulando a diputado, haciendo valer su nacionalidad japonesa que siempre había negado, pero no pudo evitar su extradición en septiembre de 2007.

Al poco tiempo de ser encarcelado, perdieron el vínculo. Una vez más instrumentalizaba a una mujer para sus oscuros fines.

Mujeres de batalla

Tampoco parece que vaya a pagar por los crímenes contra las agentes de inteligencia Mariella Barreto, asesinada y descuartizada; y Leonor la Rosa, superviviente de tortura, solo porque sabían demasiado de las prácticas ilegales de los comandos que estaban a la orden de Montesinos y Fujimori.

Leonor La Rosa, otra víctima
Todas fueron clave en el desenmascaramiento del régimen. Hubo heroínas también en los medios.

La periodista Melissa Alfaro, jefa de informaciones del semanario Cambio, que cada tanto presentaba informes para atizar al Gobierno, abrió el sobre bomba que el servicio de inteligencia había enviado a nombre de su director y murió en el acto.

Pero sin duda, las mujeres que más guerra han dado y siguen dando contra el tirano son las madres y hermanas e hijas, los familiares de las víctimas.

Para que sus crímenes no queden impunes
Ayer, la madre del niño asesinado en Barrios Altos, Rosa Rojas, rodeada de la gente que protestaba contra la medida y contra las explicaciones de PPK –que intenta apuntalar una falsa campaña de “reconciliación nacional”–, clamaba: 

“No es fácil decir pasemos la página, que tengamos un nuevo comienzo. Yo traje al mundo a mi hijo y aún no lo puedo olvidar. Hoy él tendría 35 años y aquí estoy. Seguiré luchando hasta el último día. Se burló de mi dolor. Un dolor que hasta ahora tengo en el alma. No puedo olvidar a mi hijo especialmente hoy que es Navidad. Estoy en la calle cuando debería estar en casa con mi familia. No es justo que PPK haga esto”, dijo.

Los años de lucha por mantener la memoria y aplacar el dolor de miles de mujeres que aún esperan justicia no pueden quedar impunes.

(Imágenes de la prensa peruana e internet)

martes, 26 de diciembre de 2017

De asesino y ladrón a inocente paloma

PPK convirtió crímenes
del japonés Arberto Fujimori
en “excesos y errores”

En un vergonzoso “mensaje” a la nación en que trató inútil y presuntamente disculparse por su felonía, el aún presidente del Perú Pedro Pablo Kuczynski (PPK) trató de bajar el nivel de su responsabilidad al haber indultado al exdictador, el japonés Arberto Fujimori, en criticada contravención legal.

Condenado por asesinato y corrupción
Una de las primeras consecuencias de este canje de prisioneros, en que él era uno de ellos por su timidez gubernamental frente al permanente autoritarismo de un congreso manejado por la hijita del exdictador, es que PPK ya no tiene amigos ni partidarios dispuestos a defenderlo.

Se ha quedado solo con el “apoyo” interesado del fujiaprismo que más temprano que tarde aprovechará su primer bailecito para vacarlo a fin de apoderarse del sillón que les es esquivo desde hace tres elecciones.

Pero hay que ver a quién indultó PPK, porque el beneficiado es una joyita de abultado currículo en que sobresalen crímenes y robos por los cuales fue sentenciado a 25 años de cárcel en impecable proceso judicial. 

Aquella vez, la joyita que gobernó con fraudes el país nueve años, fugó llevándose indeterminado número de maletas en el avión presidencial y renunció valientemente por fax, recibió su condena por asesinato y corrupción.

La Cantuta: Crimen que queda impune

Fue condenado el 7 de abril de 2009, tras un proceso de 16 meses, por las matanzas perpetradas por el Grupo Colina en Barrios Altos y La Molina y por el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

"Este tribunal declara que los cuatro cargos se encuentran probados más allá de toda duda razonable, y la sentencia es condenatoria", dijo el magistrado supremo César San Martín, al condenar al hoy indultado.

La Sala Penal Especial que presidía el magistrado César San Martín, determinó que “fue autor mediato de homicidio calificado con alevosía, lesiones graves y secuestro agravado en las matanzas de Barrios Altos, La Cantuta y los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer Ampudia”.

Y también estuvo condenado por haber montado el “allanamiento” del domicilio de la esposa de Montesinos, con la presencia de oficial de la Fuerza Aérea disfrazado de fiscal, para apropiarse de decenas maletas con grabaciones que lo incriminaban.

Para PPK son excesos y errores

¡Esos no son solo excesos y errores, presidente!

Indulto discutible trabajado en secreto
Hay algo más. El presidente PPK le ha perdonado el asesinato de seis personas en Pativilca ocurrido el 29 de enero de 1992, a manos de los sicarios del llamado Grupo Colina, por el cual Fujimori estaba enjuiciado.

Con el derecho de gracia que el generoso presidente PPK le ha otorgado ese será un crimen impune.

Pero en el currículo del dictador hay más: pagó 15 millones de dólares por una presunta compensación por tiempo de servicios (CTS) a su compinche Vladimiro Montesinos, para facilitarle la fuga del país.

Un exceso de 122 millones
Aprobó, asimismo, una “transferencia” de 122 millones de soles de los fondos de las Fuerzas Armadas, para que Montesinos comprara congresistas y militares, magistrados, periódicos y periodistas, para que difamaran a personas que le eran incómodas.

A ese personaje, calificado por Transparencia Internacional como el octavo presidente más corrupto del mundo, el presidente PPK acaba de abrirle las rejas para que vuelva a las andadas.

Felizmente esa acción ha despertado la indignación nacional y la calle ha comenzado a pronunciarse.

¡Hagamos de la lucha por la anulación del indulto ppkausista una bandera que nos acompañe en todos nuestros actos para no permitir un regreso al pasado que no cesa de avergonzarnos! (Luis Eduardo Podestá).

(Imágenes de la prensa peruana, archivo e internet)


lunes, 25 de diciembre de 2017

Cuatro frescas (CLXV)


Ahora ya sabemos que perro que ladra no mulder (Chapana) (*).

***
Otro fue el regalo de navidad - Carlín-La República

¡Adivinen quién se ha ganado el honroso título de El Cojudo del Año! (Kenji).

***

A ver… el que esté libre de coimas, que nos regale un bailecito. (Francisco).

***

¿Dónde están mis amigos? ¡No los veo! (Pedro Pablo).



(*) Inspirado en la intervención de un internauta


domingo, 24 de diciembre de 2017

“Ni para el café” navideño

Militares ingleses en Afganistán
se quejan de la tacañería de
su ministro de Defensa

Nota del editor – La siguiente es una información de la agencia rusa RT. No ha sido editada y se publica como vino su original en español. Disfrútenla antes de que pasen los días en que reina el espíritu navideño. Las imágenes también son de RT. La noticia difundida por RT fue tomada a  su vez del diario inglés The Sunday Times de Londres.

El Ejército británico tiene 500 efectivos estacionados en la capital afgana dentro de la misión Apoyo Decidido (Resolute Support), liderada por el Pentágono.

Celosos de sus camaradas yanquis
Este contingente, al igual que millones de personas del mundo occidental, celebra estos días la Navidad. Y los festejos, lógicamente, conllevan algunos gastos.

Este gasto debe asumirlo el Ministerio de Defensa, que a juzgar por una revelación de The Sunday Times, no se ha estirado mucho. Quinientas libras esterlinas (menos de 670 dólares) es lo que les ha asignado Londres para costear la organización de la fiesta de Navidad.

Los militares se sintieron indignados al enterarse del presupuesto para su Nochebuena. "No nos dan ni siquiera para tomar un café", recoge el diario.

Así presentó RT su información
"El contraste entre el enfoque estadounidense y británico es impactante: comentó un oficial británico escuchando el mensaje navideño de la primera ministra Theresa May, en el que alabó el papel de las Fuerzas Armadas. 

"Como Ejército no tenemos tanto dinero como el de EE.UU., pero incluso los daneses y los mongoles al parecer harán más [por los suyos]".

En comparación, Washington ha mandado a sus soldados en suelo afgano ocho abetos, múltiples patos, decoraciones y regalos, además de organizar para ellos una proyección especial colectiva de la nueva película de Star Wars, recuerdan con envidia los militares británicos.

(Imágenes captura de RT Sepa Más)

¡Se cocina indulto ilegal!

Canje de prisioneros parece ir
con viento a favor desde que Keiko
se quedó con los crespos hechos

Muchos de los que votamos por Pedro Pablo Kuczynski (PPK) no lo hicimos por lo que él representaba sino contra el riesgo inminente -estaba favorecida por las encuestas- de que la hija del exdictador japonés se apoderara de la presidencia del Perú para hacer lo que le diera la gana.

Sentenciado en juicio impecable
Muchos de esos votantes seguimos el lema de “no al indulto a Fujimori” porque el japonés no solo no ha dado siquiera muestras de arrepentimiento sino que persiste en querer hacer creer que -recuerden que vociferó “¡soy inocente!”- fue condenado injustamente, a pesar de todas las evidencias en su contra y de su propia confesión.

Ahora bien, el dramático día en que PPK estaba con la soga de corbata, se produjo lo que devino en un canje de prisioneros bajo la mesa: Le sacan la soga al cuello de PPK y circula le versión de que el reo de la Diroes reclama una vez más un indulto “humanitario”.

Hábito de tumbar ministros

Y hay que decirlo una vez más, eso sería una traición a los millones de peruanos que votamos contra lo que el exdictador representa y que ha sido mil veces confirmado con la conducta de la bancada de la hijita, que no solo tumbó ministros por las puras, sino que intentó tumbar al Presidente.

Aprovechó el debate sobre la vacancia
En la edición del último viernes del semanario Hildebrandt en sus Trece (HT), horas después del descalabro keikista en el Congreso, se pueden leer pormenores de la operación canje de prisioneros.

“El indulto a Alberto Fujimori ha jugado un papel decisivo en el fracaso de la vacancia presidencial. Kenji Fujimori por primera vez golpea las entrañas de
Fuerza Popular y a su hermana mientras que la libertad de su padre está más cerca”, dice el semanario.

Agrega que “la noticia de que Alberto Fujimori había decidido solicitar por tercera vez el indulto tocó las puertas de Palacio de Gobierno el lunes 11 por la tarde. Ese mismo día por la mañana, Fujimori había presentado una carta al director del penal de Barbadillo, Keneth Mora Landeo, quien decidió darle trámite inmediato”.

Las llamadas del reo

Pero lo más significativo y preocupante es que, según HT “la noche del miércoles, mientras todo el oficialismo se jalaba los pelos en Palacio de Gobierno, los celulares de algunos congresistas fujimoristas comenzaron a sonar”.

Aceptó su culpa pero no se arrepiente
Recalca: “No era una llamada desde la Casa de Gobierno sino desde el penal de Barbadillo. Alberto Fujimori había decidido entrar a tallar y ser él mismo quien convenciera a sus congresistas de votar en contra de la vacancia”.

Los argumentos para voltear los votos en contra de la vacancia de PPK “fueron los mensajes que Fujimori dio: es el momento de mostrar tu molestia por los maltratos (de Keiko), la vacancia de Kuczynski afectaría la economía y hay una promesa de indulto”.

Quienes recibieron el mensaje fueron Bienvenido Ramírez (“la lectura produce alzheimer”), Guillermo Bocángel, Sonia Echevarría, Clayton Galván y Marita Herrera” denominados "albertistas" quienes, dice la publicación, “recibieron la comunicación desde la Diroes”.

El indulto no puede ser posible porque, según las convenciones internacionales suscritas por el Perú, los delitos contra los derechos humanos no tienen derecho a revisiones ni consideraciones especiales. Las sentencias deben cumplirse en su totalidad.

Y por lo demás, el exdictador japonés, miembro frustrado del senado nipón cuando fugó del país y renunció por fax a la presidencia, nunca ha pedido perdón a la sociedad peruana que ofendió, maltrató y asesinó, ni ha dado muestras de arrepentimiento por los crímenes que cometió.

Y como lo señala el editorial del diario La República de hoy, la maniobra del presunto indulto al reo “es ilegal”.

El dúo más corrupto de la historia 
Recuerda que “en su reciente visita a Lima, en octubre pasado, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha recordado sobre el probable indulto a Fujimori que ha sido sentenciado ‘por muy serias violaciones a los derechos humanos’, delitos que constituyen crímenes contra la humanidad, es decir, crímenes que son del interés de la comunidad internacional en su conjunto, y sobre los cuales las leyes peruanas y la jurisprudencia internacional señalan parámetros a los que no se ajusta la libertad del expresidente”.

Indulto para quienes lo merecen, por edad, por enfermedades reales, luego de arrepentirse de sus crímenes y pedir perdón a la sociedad, Gratis o por canje de favores a sentenciados por delitos de lesa humanidad ¡¡¡no!!!

PPK: ¡Así no juega Perú!

(Luis Eduardo Podestá)

(Imágenes de la prensa peruana y archivo)

viernes, 22 de diciembre de 2017

La esencia dictatorial del fujimorismo

Comentarista argentino recuerda
a la Keiko primera dama que no hizo
nada cuando torturaron a su madre

Nota del editor – Tras el fracaso del intento golpista del Congreso mayoritariamente fujimorista para propiciar una vacancia y echar de la presidencia del Perú a Pedro Pablo Kuczynski, es bueno recordar las raíces y la esencia de una práctica y teoría políticas de un movimiento que no quiere perder las costumbres y las mañas aprendidas de su creador, el exdictador japonés Alberto Fujimori, hoy preso por crímenes de lesa humanidad y corrupción. Nos lo trae a la memoria, oportunamente, desde fuera, el periodista argentino Pablo Biffi en el diario Clarín de Buenos Aires, quien recuerda la historia de la derrota electoral de la “heredera del trono” que aún no ha terminado de lamer sus heridas y amenazó ayer -y es evidente que seguirá haciéndolo- con desestabilizar el país para conseguir sus fines, frente a lo cual los peruanos debemos estar atentos para repudiar y rechazar nuevos intentos de reimplantar el autoritarismo en nuestra patria.


Perú: las raíces totalitarias del fujimorismo

El autor
Por Pablo Biffi

El fujimorismo nunca ocultó su esencia. Ese movimiento de derecha populista que desde hace 25 años atraviesa de arriba hacia abajo la sociedad peruana -con el recuerdo de la mano dura y la estabilidad económica para unos y las dádivas para otros- siempre fue profundamente antidemócrático y nunca ocultó su desprecio por las instituciones.

Alcanza con recordar que su poder se construyó pacientemente desde el autogolpe del 5 de abril de 1992, cuando el padre de la criatura, Alberto Fujimori, cerró el Congreso, intervino la Justicia y lanzó una despiadada caza de brujas con la excusa de la lucha contra el terrorismo y la corrupción política, que duró casi una década, hasta noviembre del año 2000: el entonces presidente fue destituido por el Congreso al declararlo “incapaz moral permanente” para ejercer la presidencia.

Había llegado hasta allí luego de forzar una rereelección fraudulenta y de que comenzaran a salir a la luz múltiples escándalos de corrupción, violaciones a los derechos humanos y las perversas andanzas de su jefe de espías, Vladimiro Montesinos, ejecutor directo del régimen de terror que había montado Fujimori.

Torturaron a su madre y no dijo nada

Aún con un fuerte respaldo popular, el sentimiento antifujimorista fue más fuerte en estos 17 años de democracia peruana y por eso Keiko Fujimori -la hija dilecta, la “heredera del trono”, la que ejerció como primera dama cuando los servicios de inteligencia dirigidos por su padre y Montesinos torturaron a su madre casi hasta matarla, sin que ella dijera nada, la misma que pagó sus estudios en el exterior con dineros negros de la corrupción-, nunca pudo llegar al poder por la fuerza de los votos.

Primera dama sustituta 
Derrotada por 40.000 sufragios por Pedro Pablo Kuczynski en junio de 2016, Keiko se alzó con el control del Congreso unicameral: 71 diputados sobre 130. Suficientes para poner contra las cuerdas a un gobierno sin apoyo parlamentario y que nació débil, solo respaldado por el “No a Keiko”, el grito de aquella campaña electoral.

Desde que asumió, PPK vio como el fujimorismo hizo caer varios ministros a través de mociones de censura y hasta un gabinete completo, encabezado por Fernando Zavala.

La naturaleza autoritaria

Pero siempre fueron por más. La naturaleza autoritaria de aquel fujimorismo se replica en Keiko y en su fuerza política actual. Y también la corrupción (al menos 33 de los 71 legisladores tienen serios cuestionamientos judiciales), ya que la ex candidata presidencial está siendo investigada por la fiscalía por haber recibido dinero de la brasileña Odebrecht para sus campañas electorales.

La maniobra golpista no tuvo éxito
Y ahí parece estar la clave de la ofensiva contra Kuczynski, acusado por los parlamentarios por los contratos que dos de sus empresas firmaron con el gigante de la construcción a comienzos de la década del 2000, cuando era ministro de Alejandro Toledo.

No es una denuncia por corrupción o por haber recibido coimas. La decisión es “política”, no judicial. Es, al menos en la superficie, un cuestionamiento ético del que PPK se desligó tarde y mal.

"Aumentar Keiko para 599..."

Algo que le será más difícil aún responder a Keiko Fujimori cuando avance la investigación que lleva adelante el fiscal José Domingo Pérez Gómez, quien le preguntará qué quiere decir la anotación en la agenda de Marcelo Odebrecht: “Aumentar Keiko para 500 eu fazer visita”.

Quieren librarse del Ministerio Público
No es casual, por eso, que durante todo este año el fujimorismo se haya empeñado en lanzar una ofensiva contra la Fiscalía de la Nación con el objetivo de destituir a su titular, Pablo Sánchez, en intentar controlar el Consejo Nacional de la Magistratura, con el objetivo de avasallar en poco tiempo al Poder Judicial, al Ministerio Público y después al Jurado Nacional de Elecciones, según escribió el analista Gustavo Gorriti en la revista Caretas.

Y también, una ofensiva en el Congreso contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional que declararon inaplicable una ley “antitránsfugas” promovida por el fujimorismo para que los legisladores no puedan abandonar sus bancadas.

Cuando destituían magistrados
Fujimorismo explícito, al mejor estilo de 1997, cuando Alberto Fujimori destituyó a tres altos jueces que se opusieron a su rereelección.

El uso de la fuerza

Lo que el fujimorismo no ha podido lograr en las urnas, quiso conseguirlo por la fuerza de un golpe de palacio, con el inexplicable apoyo de un sector de la izquierda, que fue clave para evitar su triunfo en 2016, aunque finalmente eso no sucedió: mayoría en el Congreso y presidencia transitoria por un año, hasta nuevas elecciones.

Tiempo suficiente para arrasar con la Justicia y sumar el poder total. Un tiempo suficiente, también, para que Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por graves violaciones a los derechos humanos, pudiera volver a casa, indultado. Por ahora, eso deberá esperar.

(Imágenes de la prensa peruana y archivo)