viernes, 24 de diciembre de 2010

Arequipa reestrena su Teatro

El histórico Teatro Municipal fue
escenario de gesta democrática
que inició ocaso de dictadura militar



El veterano y primer teatro de Arequipa, que en agosto pasado cumplió la venerable edad de 70 años , escenario de no pocos instantes estelares de la historia de la ciudad, ha vuelto a abrir sus puertas… ¡rejuvenecido! Es su Teatro Municipal.

Hay que felicitar al saliente alcalde Simón Balbuena Marroquín por su buen olfato para las obras que levantan el espíritu de la comunidad y se convierten en un nido cultural, y por haber metido los incisivos al escaso presupuesto comunal para recuperar uno de los edificios más queridos de Arequipa.

Cuánta razón tuvo al decir que el teatro era una necesidad cultural de la ciudad. “El teatro estuvo abandonado, ya que sólo presentaban espectáculos de baja calidad, al punto de convertirse en cine, y sólo espero que las futuras generaciones sepan aprovecharlo y que las autoridades sepan administrarlo”, dijo.

En la esquina de Mercaderes y Rivero

La remodelación le costó a la ciudad nueve meses de trabajo y 2.5 millones de nuevos soles, 1.4 millones de los cuales fueron aportados por el generosos Grupo Interbank. El saldo salió de las arcas municipales.

Al cabo de aquel tiempo, asistimos a un parto feliz, con inauguración al mediodía y función de gala gratuita por la noche.

El teatro remodelado tendrá una capacidad para 892 personas, 446 de las cuales disfrutarán de la platea, otras 256 del mezanine y 190 en galería, que estuvo cerrada muchos años por razones de seguridad.

Ahora luce alfombra nueva, butacas muy cómodas, nuevo sistema de iluminación y un sistema mecánico que permitirá subir y bajar los telones, todo rodeado de paredes fueron blancas que armonizan con las pilastras.

SImón Balbuena corta la cinta del reestreno

La fachada de sillar labrado, en cuya altura se ve el escudo de Arequipa en grandes dimensiones también ha sido sometida a un tratamiento de belleza y... como dicen los especialistas, “puesta en valor” para que los turistas no la pasen desapercibida, a pesar de encontrarse en una arteria estrecha como es la calle Mercaderes en su crucero con Rivero.

En las llamadas grandes gestas históricas de Arequipa, el Teatro Municipal –así, con mayúsculas–, tiene un lugar especial.

Allí, cuando reinaba en el Perú un dictador llamado Manuel Odría, se produjo el comienzo de una rebelión que se trajo abajo al entonces ministro de Gobierno (entonces Interior), Alejandro Esparza Zañartu y comenzó el principio del fin de aquella dictadura militar.

Era el 21 de diciembre de 1955 y la alianza democrática Coalición Nacional organizó una manifestación contra la dictadura, pero las fuerzas policiales no permitieron la reunión en la Plaza de Armas y los manifestantes se dirigieron hacia el Teatro Municipal donde estaba programada una reunión política.

Los manifestantes arrasaron con una débil resistencia de partidarios de la dictadura y entraron en el Teatro Municipal, donde debían hablar los líderes del movimiento, encabezados por Pedro Roselló Truel.

Pero cuando estaban reunidos en el teatro, un oficial de policía instalado en la galería, ordenó lanzar en una actitud salvaje, bombas lacrimógenas sobre la platea colmada de gente, lo que ocasionó pánico y heridos. Luego se produjo un paro departamental que se extendió a todo el país y se inició la caída de la dictadura.

Así, pues, aparte de su larga historia cultural, el rejuvenecido Teatro Municipal de Arequipa, tiene un lugar en la historia patria.

El centenario y lúcido Javier de Belaunde Ruiz de Somocurcio, escribió sobre aquel episodio: “Una vez más, Arequipa había triunfado, y con ella el país todo. Así, nuestra ciudad ratificaba su enaltecedor título de “caudillo colectivo del Perú”.

Como usted debe recordar, el teatro se inauguró en 1940, durante las celebraciones por el cuarto centenario de la fundación de Arequipa, durante el gobierno municipal de Julio Ernesto Portugal y así lo atestigua la leyenda que luce el escudo en su fachada: “La muy noble ciudad de Arequipa, conmemorando el IV Centenario de su fundación española, levantó este teatro. Año 1940”.


Luis Eduardo Podestá

No hay comentarios.: