lunes, 9 de octubre de 2017

El 'inglés' que teníamos en la redacción

Lo que calló Carlos Meneses
en entrevista del diario El Pueblo
sobre su trayectoria periodística

Un funcionario al que no
pudieron “romperle la mano”

Múnich, Alemania – Leo con retraso la versión online del diario El Pueblo, de Arequipa, una entrevista que el periodista Lino Mamani le hizo a otro periodista, Carlos Meneses Cornejo, por el Día del Periodista, el 1 de octubre pasado y junto a la pena por llegar tarde a  esa lectura, con la disculpa  de que estoy de vacaciones en Europa, no puedo callar lo que sé del personaje, a quien me une, sea dicho de paso, una vieja amistad.

En su despacho del diario El Pueblo
Es extraño que haya concedido una entrevista, aunque imagino que no se pudo negar al requerimiento de su redactor Lino Mamani y que probablemente, estaba emocionado por contar algo de su historia profesional.

La última vez que conversamos, en febrero de 2008, pude extraerle una confidencia que tenía bien guardada: Era “mellizo” del nobel de literatura 2010, Mario Vargas Llosa, arequipeño como él.

Ambos nacieron  por obra y manos de la misma matrona, como se llamaba a las parteras de la antigüedad arequipeña, la inglesa miss Pitcher, quien asistió el nacimiento de Mario Vargas Llosa en la madrugada del domingo 28 de marzo de 1936 y luego tuvo que correr desde la casa de Boulevard Parra 101, a la calle melgar 213, donde trajo al mundo a José Carlos Meneses Cornejo.

Los "mellizos" Carlos y Mario
De allí la “mellicidad” de ambos personajes.

El “inglés” de la redacción

Cuando tuve la oportunidad de cambiar de camiseta y dejé El Pueblo para incluirme en el personal del naciente diario Correo de Arequipa, miembro de una cadena nacional, me dieron la misión de escoger al personal entre los mejores periodistas del medio y el primer elegido fue Carlos Meneses Cornejo.

Carlos era jefe de prensa de La Comercial, una gran empresa dueña de un gran establecimiento en la calle Mercaderes, de propiedad del extinto alcalde de Arequipa, el alemán Ulrich Neisser.

Puso sus condiciones. Cubriría sus comisiones sin asistir a la redacción adonde llegaría por la tarde para entregar sus notas. Con Jorge Hani, el jefe de redacción, aceptamos esa condición, porque no queríamos perdernos un redactor de su calidad.

Como venía a veces entre seis y siete de la noche, enfundado en un abrigo beige, tocado por una gorrita que le cubría hasta los ojos, donde lucía gruesos lentes, era prácticamente desconocido para el director general de la cadena, el legendario Raúl Villarán, que entonces se hallaba en Arequipa para preparar las primeras ediciones de Correo.

Villaràn lo vio una noche en la redacción, me llamó aparte y en secreto me preguntó. “Quién es ese inglés?”.

“Ese es nuestro redactor Carlos Meneses, don Raúl”, le respondí y él festejó luego con risas estrepitosas la respuesta.

Desde entonces, la chapa de Carlos fue “el inglés”, algo que con el correr de los tiempos parece haberse olvidado. Pero mírenlo bien, sobre todo cuando se ponga abrigo y una gorrita que debe tener guardada en algún lugar de su casa.

El "ingles" frente a Vargas Llosa
Se dirá entonces que solo le falta la pipa, pero él no fuma, nunca lo ha hecho.

No pudieron ”romperle la mano”

Carlos Meneses fue alto funcionario de la Corporación de Desarrollo de Arequipa (Cordea), creada por el entonces presidente Fernando Belaunde Terry, como lo recuerda Lino Mamani, quien nos cuenta que al hoy director del diario El Pueblo, no pudieron coimearlo, como es tan habitual en nuestros días para desgracia del país.

Dejemos que el redactor Lino Mamani nos cuente esa parte de la vida del periodista que fue homenajeado el 1 de octubre.

“Carlos Meneses Cornejo logró que el presidente Belaúnde aprobara financiar la renovación de la infraestructura y tecnología de los hospitales Honorio Delgado, Mollendo, Camaná y Aplao”, escribe Mamani.

“La organización Phillips iba a encargarse de ello, pero ya el contrato estaba por finiquitarse, los ejecutivos le dijeron que solo faltaba que les dijera en qué país, en qué banco y moneda quería recibir la “comisión” por estas compras.

“Lo rechazó de plano, aunque los empresarios insistieron. Entonces propuso que en ese caso el monto le descuenten al pago final del proyecto, no quisieron.

“Les pidió que con ello financien otros equipos o repuestos, se negaron. Querían darle a él" (esa comisión que según se supo era habitual en el presupuesto de las obras públicas).

Funcionario incorruptible
“Entonces, Meneses habló con el directorio de la Cordea, pero le dijeron “a qué vienes con ese chiste acá, eso te lo darán a ti”.

“Meneses no podía dormir, así que tuvo que viajar a Lima para responder a la empresa que no iba a aceptar ese dinero a pesar que la compañía quería condicionar la ejecución. Valió más su honor”, añade Mamani.

“Cuando le contó lo hecho, Belaúnde se levantó y estrechó su mano y le dijo: “Estoy muy orgulloso de usted”.

“-Desde ahí, nadie vino a tocarme la puerta a ofrecerme coimas –refiere”.

Ese es el periodista que conozco, quizá el único funcionario que rechazó una coima, cuyo ejemplo debiera haber servido para quienes las recibieron a montones y hoy se encuentran en problemas judiciales.

Meneses, manos y conciencia limpias, no es proclive a los homenajes. Pero estuvo bien que el 1 de octubre recibiera el reconocimiento de sus colegas y la comunidad, como hoy lo hago yo, un poco con retraso en el tiempo, pero con la misma fraternidad de nuestros viejos tiempos.

(Imágenes de El Pueblo y archivo del autor)


1 comentario:

vsalasb dijo...

Me adhiero al homenaje rendido al Periodista Meneses en las palabras de Luis Eduardo Podesta. Lo conoci y mantuvimos un corto trato profesional, yo trabajando como Corresonsal en La Prensa y como dirigente de la FPP. Lo descrito por el Periodista Mamani seria un titular contra la corrupción que hoy se imone en todos los sectores de nuestra sociedad. Me uno al saludo fraterno y homenaje de Luis Eduardo para el Director del El Pueblo el amigo Meneses.
Victor Salas Bartra