domingo, 8 de junio de 2014

Murió exalcalde izquierdista de Arequipa

José Villalobos Ampuero era
médico y deja un museo
de arte en su propia casa

El primer alcalde izquierdista de Arequipa, elegido luego del retorno de la democracia al Perú en 1980, quien nunca ocultó sus convicciones en un pueblo mayoritariamente conservador, José Villalobos Ampuero, acaba de morir y esta tarde será sepultado en un cementerio de la Ciudad Blanca.

José Villalobos el médico político
De muchas personas dicen que cuando fallecen se van “en olor de santidad” o más mundanamente “en olor de multitud”, como corresponde a personalidades que se distinguieron por su bondad y solidaridad humana o por sus convicciones políticas.

Se puede decir esto de José Villalobos, médico de profesión, académico, y alcalde que, como él mismo apunta “no se llevó ni un grano de arroz”, para graficar su honestidad cuando fue el alcalde de la difícil ciudad de Arequipa.

Y se puede agregar que llevó como una cruz su fe política frente a otras fuerzas que contribuyeron al ostracismo en que vivió sus últimos años.

Puede decirse que fue un santo laico y un político incorrupto e incorruptible, de esos que tanta falta hacen en estos y otros tiempos y que él podría ser el ícono de lo que tanto deseamos para nuestra patria y nuestros dirigentes.

Entrevistado por Mabel Cáceres de El Búho
Era lo mismo que practicaba en su sencillo consultorio de un segundo piso frente al mercado central de San Camilo en pleno corazón comercial de la ciudad. Tuve amistad con él en el cumplimiento de mi tarea periodística a finales de la década de los años 50.

Alguna vez que salía de su consultorio, encontré a mujeres con sus niños que le traían como obsequio una gallina, o un poco de fruta, según sus condiciones económicas porque “el doctor no nos cobra ni un sol”. Pero sí, el doctor cobraba de acuerdo con la percepción que tenía de sus pacientes. A los pobres les cobraba un sol o los atendía sin cobrarles.

Cuando fue elegido alcalde en 1980 yo estaba fuera de Arequipa, dedicado a tareas periodísticas y me enteré de que él fue el primer burgomaestre marxista que el pueblo eligió y de que en su administración de la Municipalidad Provincial se distinguió por su orientación humanista.

En las varias ocasiones que tuve de visitar la ciudad en los años sucesivos, ya no lo encontré dedicado a la política. Había desaparecido de esa actividad silenciado por lo que él llamó, “las fuerzas reaccionarias que no respetan los valores humanos”, según declaró en una entrevista que le hizo el semanario El Búho de Arequipa., al parecer su último contacto con un medio periodístico.

El hijo de Villalobos muestra el Museo
A través de esa misma entrevista que le hizo Mabel Cáceres, directora del semanario, me enteré de que en el curso de veinte años, supongo que fueron parte de los que duró su llamado “ostracismo”, la prensa habló “cuatro o cinco veces de él”.

Alguna noche, en Arequipa, tuve oportunidad de verlo frente a una taza de café, dedicado a la tertulia con amigos en un restaurante de la primera cuadra de Mercaderes y no lo reconocí y él tampoco a mí. José Valdez Pallete, veterano periodista con quien me tropecé esa noche en la misma calle, me reprochó “¿no has visto a José Villalobos?, es ese que acaba de salir”.

En una oportunidad, cuya fecha se me ha ido de la memoria, lo visité en su casa de la calle Álvarez Thomas, una gran residencia con fachada tallada en piedra que, me anunció, convertiría en museo de arte para la Arequipa que quería tanto. Ahora sé que su proyecto se hizo realidad.

El museo que deja en herencia a su ciudad
Esa casa de sillar y piedra de la primera cuadra de lo que una vez se llamó calle Ejercicios y hoy es Álvarez Thomas en homenaje al héroe arequipeño de la independencia de las provincias de Río de la Plata y su primer presidente, es hoy el museo que José Villalobos construyó a lo largo de su vida.

Me duele su desaparición porque fuimos buenos amigos, de una sincera pero lejana amistad porque supo ser generoso en su vida profesional y en su actividad política. Estoy convencido de que el médico de los pobres y alcalde marxista de la Ciudad Blanca José Villalobos, descansará en paz y satisfecho de la vida que dedicó a su ciudad, allá donde esta tarde lo lleven para la eternidad. Luis Eduardo Podestá.   

No hay comentarios.: