jueves, 16 de abril de 2009

Una incursión duenderil en Caretas

Alteraron la compaginación,
repitieron y anularon
buen número de pliegos

Sucede hasta en las mejores familias... periodísticas


Los duendes ingresaron a Caretas y empastelaron gran parte de la edición que salió a la calle esta mañana con una atractiva portada que llevaba por título "Frecuencia Naranja", con un Baruch Ivcher pegado a una nueva mamadera.

El asunto, según analistas, puede haberse producido por un error de la compaginación en el sistema digital. No saben los analistas, qué programa utiliza Caretas en su compaginación, pero el hecho es que su “encabalgado” de la edición de hoy, le falló.


Así pues, en la llamada página 1, (que para otras revistas y publicaciones es la 3) apareció como siempre su conocida sección “Nos escriben…” y todo prosigue normal hasta la página 8. En lo que debió haber sido la 9, es decir la del índice, al frente de su directorio, aparece otra vez la 1, en un nuevo juego que se repite hasta otra página 8.

A continuación, donde debiera estar la página 9, que habitualmente aloja al índice o contenido de la revista, aparece de sopetón Mar de fondo, signado como página 17.

Según las inalterables y rígidas reglas del encabalgado digital, que los abuelos hacían a mano y mirando cada hoja de papel impreso, y nosotros hacemos en computadora, el fenómeno se repite en sus páginas correspondientes de la parte posterior, es decir, todo normal hasta la página 72 y allí hay un salto hasta la 81. De paso te privas de leer el pase del artículo sobre la emboscada en el VRAE que debió aparecer en la página 78.

Llamé a Caretas y pregunté si cabía la posibilidad de una enmienda y la persona que me respondió, dijo que no. Yo, que pensaba que la falla solo era de parte de la edición, recorrí varios quioscos me convencí de que la falla había sido total y que los duendes habían hecho una maldad absoluta que afectó a toda la tirada.

¡Lástima! Pero todo tiene solución y estas cosas ocurren hasta en las mejores familias… periodísticas.

Harían bien, sin embargo, los muchachos de Caretas, en mandarse una explicación y, si es posible, reponer el material faltante de la 2074 en algunas páginas adicionales de la 2075. Salvo error u omisión o mejor opinión.

Y, además, es recomendable una fumigación antiduende.




1 comentario:

Vladimir Terán dijo...

Al menos deberían liberar todos los contenidos de esta edición en Internet, donde los contenidos están restringidos a los suscriptores.

Al principio, todos los artículos de Caretas se publicaban en su versión on line y no por eso la revista quebró.

Deberían reconsiderar esa restricción, pues el lenguaje de Internet es el de la información libre. Obtendrían cientos de miles o hasta millones de lectores más y hay formas de capitalizar el caudal de visitas en la red.

Saludos