martes, 24 de febrero de 2009

Hay que echarle tierra a Yuyanapaq



En la línea de los que
atentaron contra
el Ojo que llora

El doctor Alan García está haciendo todo lo posible para que lo recordemos como aquellos que en la misma línea de quienes intentaron destruir el Ojo que llora, se oponen a que quede la memoria viva de los años de barbarie que el Perú vivió entre 1980 y el 2000.

Su gobierno acaba de rechazar -y de ello nos informan el diario La Primera y algunas agencias de noticias- una donación de euros equivalente a dos millones de dólares con la cual se hubiera levantado un museo que recuerde a los miles de muertos y desaparecidos, a los otros miles de peruanos que hasta hoy sienten el trauma de haber sobrevivido a una de las más crueles experiencias de sus vidas.

Los dos millones de dólares fueron ofrecidos por el gobierno alemán a través de su ministra de Cooperación Económica y Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul, quien durante una visita que realizó a Lima en marzo del año pasado asistió a la exposición fotográfica "Yuyanapaq" (Para recordar, en quechua), en exhibición en el Museo de la Nación.

El Museo de la memoria, que iba a convertirse en el gran testimonio y recordatorio de lo que ocurrió durante aquellos feroces años del terror y su represión.
La agencia Efe dice al respecto que ninguna fuente oficial quiso hacer comentarios sobre el rechazo al donativo.

“A falta de una versión oficial peruana, en Lima se recogen ya firmas, que apoyan intelectuales, sociólogos y artistas -entre ellos Mario Vargas Llosa, el pintor Fernando de Szyszlo o el teólogo Gustavo Gutiérrez- para denunciar el rechazo de las autoridades de Lima a la oferta”, dice la agencia de noticias española.

"Es sorprendente e ingrato constatar que el Gobierno del Perú ha rechazado dicho ofrecimiento, lo cual indica su desinterés de base en realizar la obra", señala el comunicado, añade Efe.

También es inexplicable que ello ocurra en un tiempo en que debemos auscultar nuestras heridas para establecer el sustento de una reconciliación con nosotros mismos y con nuestros hijos y las generaciones venideras.

Por ello es que el primer adjunto de la Defensoría del Pueblo, Eduardo Vega, dijo a Efe que no existe hasta hoy una respuesta oficial de la negativo del gobierno, pero “si la hubiera, nosotros lo lamentaríamos como Defensoría".






Los peruanos creemos que sería muy lamentable y vergonzoso rechazar un ofrecimiento que se nos ha hecho con toda generosidad desde un gobierno lejano, conmovido por los sufrimientos de los pueblos más alejados de nuestra patria sobre quienes el fenómeno de la subversión y sus consecuencias, se abatieron con mayor crueldad.


Hay quienes pretenden hacernos creer que en aquellos años no ocurrió nada y pretendieron destruir hasta el silencioso Ojo que llora en Jesús María que es un homenaje a los ue sufrieron y sufren hasta hoy por aquellos hechos. Eso ocurrió, doctor García. Y todos debemos guardar memoria de ello.




1 comentario:

Favio Zea dijo...

Lucho:
Bien por tus reflexiones. No debemos dar paso a la indiferencia de un capítulo que llenó de horror a los peruanos.
Las generaciones venideras tienen que saber que el Perú se desangró en una época en que el odio puso armas en manos de verdaderos homicidas que el país entero repudia.
La reconciliación nacional pasa, necesariamene, por la justicia que es dar a cada quien lo que merece. El no concretar este valor genera el conflicto social y la revancha homicida da quienes piensan que sólo el crimen acabará con los crímenes del hamabre y la falta de acceso a una vida digna y sin hambre.

Favio Zea Corante faviozea50@yahoo.es