sábado, 5 de abril de 2008

5 de abril, dos aniversarios

No son para festejar, naturalmente. Pero es un aniversario, mejor, dos, en que los peruanos entramos en guerras contra dos, cuatro, veinte enemigos, que mataron, saquearon y nos dejaron en la miseria.


Uno de ellos, lejano ya en el tiempo, 5 de abril de 1879, fue el comienzo de la guerra de Chile e Inglaterra contra el Perú y Bolivia, para apoderarse de sus minas y salitres, puertos y ciudades que la historia a ellos les había negado y de que hoy disfrutan.






Escena de la batalla de Arica




El otro también es un aniversario feroz, 5 de abril de 1992, en que un japonés disfrazado de peruano, pronunció tres veces la palabra disolver, disolver, disolver…


Así comenzaron las tragedias de nosotros los peruanos.


En una de ellas, la más lejana, aún estamos tratando de recuperar los libros –y otros bienes– que nuestros hermanos del sur se llevaron como botín de guerra y aún estamos peleando, sin balas, en La Haya, que mar y tierra que eran y son nuestras no nos sean arrebatadas, allí en Tacna, donde comienza la patria.


En la otra, más cercana, aún estamos tratando de recuperar la dignidad que nos arrebataron desde nuestro propio palacio de gobierno, con nuestros propios tanques en las calles y los soldados que pagamos con nuestra plata, dándonos culatazos en las calles, cerrando las puertas del Congreso a nuestros parlamentarios, para construir las más grandes violaciones a los derechos humanos y las raterías que llevaron nuestro dinero a cien países del mundo, de donde aún no lo recuperamos.


Pero lo fundamental de todo, queridos amigos, es que ahora vemos sentado en el banquillo –es un decir porque tiene todas las comodidades– a uno de los responsables de aquel desastre que destruyó nuestras instituciones con la complicidad de generales “victoriosos” que se solazan en San Pedro, la prisión de los reos primarios, que le dicen, gastando poco a poco lo que se sacaron de nuestras arcas.


Lo bueno es que aún vivimos para verlo. Y para saber que no hay deuda que no se pague ni mal que dure cien años, ¿o sí?


¡Recordemos los 5 de abril que nos ha deparado la historia en intranquila paz, por una parte, y en movida democracia, por la otra!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lima,
He leído "Podes te cuenta..." con interés profesional en primer lugar, y luego con la amicalidad que nos une desde hace tantos años, y encuentro la continuidad de un periodismo enriquecido que vuelve ya sus ojos hacia los recuerdos para insertarlos en el presente.
Las notas del blog son especialmente aleccionadoras para los nuevos periodistas, que ojalá encuentren el camino de acceder a ellas (una ampliada promoción deberías hacer de tu blog en los ámbitos especializados), pero para quienes vivimos esas realidades actuando en el campo de batalla también nos resulta grato saber que alguien como tú mantiene frescos los testimonios.
Creo que haces una labor docente, y decente, al expresar tus experiencias en la forma como lo haces, directa y sin medias tintas, especialmente en lo político, en lo cual no debe haber lugar para la dualidad o el acomodo. Muchos temen expresarse libremente en este terreno, pero felizmente quienes nada debemos ni nada tememos sì podemos hacerlo.
Te felicito y espero seguir encontrando hallazgos que refresquen cada cierto tiempo la sosa lectura de la cotidenaidad, salvo cuando algún corrupto trata de vendernos sebo de culebra y profesionales como tú (bien sabes), felizmente, los detectan.
Saludos de tu amigo, y salud...
Luis Alberto Guerrero

Anónimo dijo...

Hola señor Podestá:
Por supuesto que ya vi su página. Siempre estoy buscando cosas nuevas.
Le cuento que en unos dí¬as más (15 más o menos) estaré subiendo a 28 las páginas Correo de Arequipa. Será una oportunidad para tener algunas sabrosas y memoriosas crónicas, sobre todo aquellas referidas a su paso por Epensa (Empresa Periodística Nacional).
Me saco pica ver el artí¬culo del 5 de abril en la competencia. Pero eso es solo un detalle. Un aspecto realmente interesante es que los jóvenes entre 18 y 26 años no conocen estos temas y muy poco existen en los libros de historia, por ejemplo los entretelones de los golpes de estado y el periodismo.
Hay mucho que comentar.
Atentamente
Su amigo

Rubén Collazos Romero

Anónimo dijo...

Lima, 6 de abril de 2008-04-06

Luis Podestá:

Más que interesante, necesario y muy bien hecho. Gracias por el envío.
Ismael León

Anónimo dijo...

Arequipa, 6 de abril de 2008

FELICITACIONES.!!!.Luís Eduardo.

Muy bien en recordar estas nefastas fechas, con comentarios destacables.
Me arriesgo a afirmar que eres el único medio en hacerlo.
Abrazos.
Oscar Felipe Gonzales Málaga.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.