martes, 26 de mayo de 2009

Las orquídeas Altamirano de Moyobamba

Una familia dedicada a la
protección de las orquídeas
en riesgo de extinción



Conservar las especies de orquídeas que se encuentran en peligro de extinción y descubrir y catalogar las que no lo hayan sido y que aún se encuentran en medio de la selva, es la tarea que se ha impuesto la familia Altamirano Guerrero, para poner un grano de arena en la conservación de las riquezas de la flora peruana.




Toda la familia, los padres Francisco Altamirano y Teotista Guerrero y los ocho hijos, cuatro mujeres y cuatro varones, independientemente de los estudios a que se dedican, aceptaron el reto y denominaron a su proyecto Orquideario Waqankae y lo instalaron en su propio terreno.



A corta distancia de la ciudad de Moyabamba -cuyo símbolo es precisamente una orquídea que luce en un monumento en su principal vía de ingreso-, en el kilómetro 3 de la carretera Baños Termales, frente a la planta de tratamiento de agua, se encuentra el exclusivo jardín de las orquídeas de los Altamirano Guerrero.

José Altamirano, estudiante de filosofía, tuvo la idea de crear este jardín, al que no quieren llamar vivero, para rescatar las especies de orquídeas que se encontraran en riesgo de extinción debido a la depredación y a la sustracción ilegal.

José se propuso catalogar o patentar las que aún no lo estuvieran y para lograrlo comenzó por estudiar todo lo que le cayera en las manos relativo a las orquídeas y en esa tarea comprometió a toda la familia.

Parte de la propiedad está ocupada por la vivienda familiar y más allá, a unos 200 metros de distancia, el jardín, al cual se ingresa por una escalera de piedras humedecidas que baja entre dos paredes igualmente húmedas y un puentecillo que parece introducirse en la oscuridad de un mundo extraño.

A continuación de la escalinata, un enrevesado sendero entre la vegetación lleva al visitante hasta las orquídeas mismas, a las que hay que descubrir entre las hojas de los árboles porque la familia se ha cuidado de conservar el entorno tal cual lo ha diseñado la madre naturaleza.

En algunos sectores han instalado maceteros rústicos construidos por ellos mismos donde prosperan las orquídeas tiernas, generalmente las que se hallan en peligro de desaparecer o son recién descubiertas.



Las conservan en sectores tan disimulados que deben apartarse las hojas de los árboles para descubrirlas y contemplarlas, como ese singular zapatito de niño, una flor de un verde casi transparente y tan pequeña que dos ejemplares pueden caber en la palma de la mano, según nos mostró Esther Altamirano, el día que visitamos el jardín, a principios de mayo.



Allí, Esther mostró cómo en menos de una hectárea, alrededor de unos 700 metros cuadrados, pueden alojarse unas 300 especies de orquídeas, la mayor parte de ellas procedentes de la selva de San Martín y otras 36 procedentes de la floresta cajamarquina, todas ellas en perfecta armonía con una planta carnívora, que se alimenta de insectos y cuanto ser vivo se le acerque.



Esther cuenta que recomiendan a los visitantes, sobre todo a los grupos grandes, ser cuidadosos para no dañar las plantas ni el entorno. “Pero hay muchos que no siguen las recomendaciones y por el contrario, tratan de sacarse las flores sin permiso”, dice, pero a pesar de ello, no han renunciado a mostrar su trabajo al público, como lo que es, una obra de arte sobre la misma naturaleza.


Una flor de 25 mil dólares

En 2005 rescataron una orquídea, la phragmiperium kovashi, cuyas hermosas y grandes flores de unos 12 centímetros de diámetro, alcanzan en el mercado internacional precios que van de 15 mil a 25 mil dólares. Se trata de una especie muy rara que solo se encuentra en las selvas de San Martín y en el vecino departamento de Amazonas.

Las hermanas Caridad y Esther señalan que han catalogado unas 300 especies de flores y que les resta aún trabajar sobre unas 1 500 que se encuentran en lugares desconocidos de la cercana selva.



Caridad, estudiante de Turismo, dedica gran parte de su tiempo a las orquídeas de su jardín y se turna con Esther para guiar a los visitantes y explicarles qué especie es la que les muestra, aunque muchos de ellos encuentran difícil de entender los nombres técnicos de las flores.

No tienen personal contratado para cuidar su propiedad. Su segurdad está confiada enteramente a un grupo de fieles e insobornables perros que son encerrados prudentemente cuando llegan visitantes.

“Hay que tener mucho cariño a la naturaleza para dedicarse en cuerpo y alma, como lo ha hecho esta familia, a la creación y conservación de las orquídeas, flores tan buscadas entre las clases millonarias del mundo y que aquí se encuentran al alcance de las manos”, comentó la periodista Deysi Tuesta, que acompañó al autor y al reportero gráfico Carlos Torres en la visita al orquideario de la familia Altamirano Guerrero.



Sólo hay que desearles a los señores Altamirano Guerrero y a los hijos que con tan buena voluntad y cariño se dedican a conservar las orquídeas a partir de una encomiable iniciativa absolutamente privada, que un buen día, el país se los reconozca y los apoye para que los frutos de sus estudios y su esfuerzo no queden reducidos a su jardín ni a Moyabamba, sino que sean difundidos en el mundo entero como una muestra de lo que puede la solidaridad familiar volcada hacia el cariño por la naturaleza.





4 comentarios:

josep dijo...

Desde www.orquideocultura.com la pagina de divulgacion y enseñanza en España os felicitamos por vuestra labor en el jardin de las orquideas os animamos a continuar con vuestra labor en pro de nuestras amadas flores
Animo y a continuar ...
Saludos desde Barcelona la capital del Mediterraneo
Josep
press@jardicultura.com

maribel dijo...

hola , soy estudiante de ing ambiental y creo q el trabajo que realizan es impresionate, quisiera saber si usan un tipo de riego especifico ? Gracias

Anónimo dijo...

Infatuation casinos? suspect this grassy [url=http://www.realcazinoz.com]casino[/url] circumvent and stir up online casino games like slots, blackjack, roulette, baccarat and more at www.realcazinoz.com .
you can also on without settled our blockbuster [url=http://freecasinogames2010.webs.com]casino[/url] administer at http://freecasinogames2010.webs.com and procure verified incredibly misled !
another scaramouche [url=http://www.ttittancasino.com]casino spiele[/url] viewpoint is www.ttittancasino.com , because german gamblers, along freed online casino bonus.

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.